octubre 22, 2020

Peatonal Junín “desbordada” por las compras del Día de la Madre

La principal arteria comercial de la ciudad ayer estuvo colmada de personas que buscaron asegurarse un regalo “para mamá”. Hoy, con los que salen a última hora, se podría registrar una peligrosa aglomeración de gente en pocas cuadras. Hay variadas ofertas.

La vís­pe­ra del Día de la Ma­dre sue­le ser una de las jor­na­das más “mo­vi­das” en el mi­cro­cen­tro co­rren­ti­no. Es­ta oca­sión, a pe­sar del bro­te de COVID-­19, no se­rá la ex­cep­ción, ya que ayer la pe­a­to­nal Ju­nín es­tu­vo col­ma­da de per­so­nas que bus­ca­ron ad­qui­rir a al­gún re­ga­lo “pa­ra ma­má”.
Las tien­das de ro­pa, za­pa­tos y car­te­ras, con­ci­ta­ron gran aten­ción, a pun­to tal que, fren­te a va­rias bou­ti­ques, pu­die­ron cons­ta­tar­se lar­gas fi­las pa­ra in­gre­sar, de a uno o dos, a los lo­ca­les.

“Hay buen mo­vi­mien­to, no sé si al­can­za al del año pa­sa­do, pe­ro es­pe­ra­mos ven­der bas­tan­te. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en ho­ra­rio de co­rri­do, de 9 a 21, es una opor­tu­ni­dad in­te­re­san­te y no que­re­mos de­sa­pro­ve­char­la”, ex­pre­só a épo­ca Mó­ni­ca, des­de un pe­que­ño lo­cal de in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na.
“La gran ma­yo­ría pa­ga con tar­je­tas y hay im­por­tan­tes bo­ni­fi­ca­cio­nes pa­ra la com­pra en efec­ti­vo, se pue­den lle­van dos o tres pren­das. Lo que más pi­den son pan­ta­lo­nes, shorts y re­me­ras bá­si­cas pa­ra usar en pri­ma­ve­ra -­ ve­ra­no”, en­fa­ti­zó.
So­bre los im­por­tes pro­me­dio de las com­pras, la ven­de­do­ra re­mar­có que “es muy va­ria­do, es­tán los que lle­van só­lo una pren­da por 700 o mil pe­sos y los que lle­van tres por 2.500 pe­sos”.
Las tien­das gran­des (ti­po fran­qui­cia), tan­to de ro­pa co­mo de elec­tro­do­més­ti­cos, te­le­fo­ní­a, bi­jou­te­rie y za­pa­tos, ex­po­nen en sus vi­drie­ras im­por­tan­tes ofer­tas con el ali­cien­te de las fa­ci­li­da­des de pa­go otor­ga­das por he­rra­mien­tas cre­di­ti­cias co­mo Aho­ra 12 y 18. A es­ta pa­les­tra de pro­mo­cio­nes y ofer­tas, se les su­mó una im­por­tan­te afluen­cia de ven­de­do­res am­bu­lan­tes (de to­dos los ru­bros) y una fe­ria es­ta­ble­ci­da en la pla­za Ca­bral.
To­do ese es­pec­tro mer­can­til ge­ne­ró una nu­tri­da cir­cu­la­ción de per­so­nas en la ar­te­ria co­mer­cial co­rren­ti­na por an­to­no­ma­sia.
Ha­bi­da cuen­ta de es­to, hoy la afluen­cia a la pe­a­to­nal Ju­nín pue­de ser aún ma­yor, y de to­do es­to, lo que más pre­o­cu­pa es el aglo­me­ra­mien­to de las per­so­nas, más allá de que ca­si la to­ta­li­dad de la gen­te cum­ple con el uso de bar­bi­jo y mu­chos an­dan con sus sa­ni­ti­zan­tes a ma­no.
Es un he­cho que, si el cli­ma lo per­mi­te, hoy ha­brá una ver­da­de­ra vo­rá­gi­ne de con­su­mo en el mi­cro­cen­tro, mu­chos lo­ca­les se su­ma­rán a la ten­den­cia de abrir “de co­rri­do” y, se­gu­ra­men­te, en ho­ras de la tar­de ha­brá un ver­da­de­ro des­bor­de, con los que com­pran “so­bre la ho­ra”.