agosto 9, 2020

“Peabirú”, una aventura de autos antiguos pasa por Corrientes

Más de 6.000 kilómetros por cinco países de América del Sur al volante de automóviles con más de 40 años de antigüedad. Es la caravana continental, que por primera vez llega a la capital correntina el 3 de enero.

Una ex­pe­di­ción de au­to­mó­vi­les y bu­ses an­ti­guos que sur­ca­rá va­rios pa­í­ses de La­ti­no­a­mé­ri­ca lle­ga­rá por pri­me­ra vez a Co­rrien­tes en los pri­me­ros dí­as de 2020. Se tra­ta de la ca­ra­va­na “Pe­a­bi­rú”, así lla­ma­da por­que si­gue el de­rro­te­ro del an­ti­guo ca­mi­no de los gua­ra­ní­es en bus­ca de la “tie­rra sin mal”, una suer­te de pa­ra­í­so per­di­do que las po­bla­cio­nes pre­his­pá­ni­cas per­se­guí­an de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, co­mo una cons­tan­te del des­ti­no an­ces­tral que es­tos ex­pe­di­cio­na­rios re­vi­ven a bor­do de má­qui­nas de otros tiem­pos.

“Pe­a­bi­rú” es una aven­tu­ra por ca­mi­nos de Bra­sil, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Chi­le y Bo­li­via que en es­ta opor­tu­ni­dad in­clu­ye en su ho­ja de ru­ta a la pro­vin­cia de Co­rrien­tes, a la que es­te in­tré­pi­do con­voy arri­ba­rá el 3 de ene­ro con rum­bo al Nor­te de nues­tro pa­ís. Aquí se­rán re­ci­bi­dos por miem­bros del Club de Au­to­mó­vi­les Clá­si­cos de Co­rrien­tes (CACC) que ges­tio­na­ron un lu­gar ade­cua­do pa­ra que las tri­pu­la­cio­nes pue­dan acam­par sin per­der la di­ná­mi­ca de un de­rro­te­ro mi­li­mé­tri­ca­men­te dia­gra­ma­do por los or­ga­ni­za­do­res.
Julio Gui­do­lin, uno de los res­pon­sa­bles de es­te via­je por el an­ti­guo ca­mi­no de los gua­ra­ní­es, ex­pli­có que la aven­tu­ra bus­ca her­ma­nar las cul­tu­ras de los pa­í­ses su­da­me­ri­ca­nos a tra­vés del co­no­ci­mien­to ín­ti­mo de sus cos­tum­bres y tra­di­cio­nes. “En es­te ca­so que­re­mos lle­gar a Co­rrien­tes por­que es una pro­vin­cia con mu­cha his­to­ria y te­ne­mos pla­ne­a­do su­mar nue­vas ex­pe­rien­cias en un lu­gar que has­ta aho­ra no ha­bí­a­mos po­di­do re­co­rrer”, se­ña­ló en con­tac­to con uno de los miem­bros del CACC.

La aven­tu­ra so­bre rue­das lla­ma­da “Pe­a­bi­rú” in­gre­sa­rá a Co­rrien­tes des­de For­mo­sa y Cha­co, en una pa­ra­da es­pe­cial­men­te se­lec­cio­na­da pa­ra to­car la ca­pi­tal co­rren­ti­na en ho­ras de la tar­de del 3 de ene­ro. Sus in­te­gran­tes cum­pli­rán así una ma­te­ria pen­dien­te que es pa­sar al me­nos una jor­na­da en la pro­vin­cia ar­gen­ti­na más iden­ti­fi­ca­da con la he­ren­cia gua­ra­ní­ti­ca.

Sin lu­jos pe­ro con car­pas y cam­pers co­rrec­ta­men­te equi­pa­dos, los pi­lo­tos y sus acom­pa­ñan­tes (mu­chos de ellos fa­mi­lias) tie­ne pen­sa­do co­no­cer el cir­cui­to his­tó­ri­co de la ciu­dad, la Cos­ta­ne­ra y los prin­ci­pa­les pun­tos tu­rís­ti­cos. To­do es­to a bor­do de ve­hí­cu­los de otros tiem­pos, al­gu­nos muy po­pu­la­res en la in­dus­tria bra­si­le­ña de los años 60, 70 y 80.

En­tre los in­te­gran­tes de la flo­ta de la edi­ción 2020 de es­ta ex­pe­di­ción se cuen­tan va­rios Ford Cor­cel o su evo­lu­ción co­no­ci­da co­mo Del Rey, tam­bién se po­drá ver al ex­tra­ño Volks­wa­gen Pa­ra­ti, una ver­sión del Gol alar­ga­da que nun­ca se pro­du­jo en nues­tro pa­ís, equi­pa­da so­la­men­te con tres puer­tas pro­duc­to de una con­fi­gu­ra­ción de ca­rro­ce­ría que en su mo­men­to fue muy uti­li­za­da en el ve­ci­no pa­ís de­bi­do a los be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos que fa­vo­re­cí­an la fa­bri­ca­ción de esos mo­de­los.
Tam­bién hay clá­si­cos glo­ba­les co­mo la Kom­bi de Volks­wa­gen con su tra­di­cio­nal mo­tor bó­xer re­fri­ge­ra­do por ai­re, así co­mo ame­ri­ca­nos de pre­gue­rra (pun­tual­men­te un Che­vro­let Mas­ter se­dán tu­dor mo­de­lo 1938) y un bus de los años 60 que con­ser­va su ca­rro­ce­ría de alu­mi­nio pu­li­do, equi­pa­do con los prin­ci­pa­les en­se­res y pro­vi­sio­nes del con­tin­gen­te. En to­tal son 20 ve­hí­cu­los pre­pa­ra­dos pa­ra re­co­rrer unos 6.000 de ki­ló­me­tros de ida y vuel­ta.

El via­je se ini­cia­rá en Cu­ri­ti­ba el pri­me­ro de ene­ro y re­co­rre­rá en­tre 600 y 800 ki­ló­me­tros por dí­a. El ob­je­ti­vo cen­tral no es pre­ci­sa­men­te lle­gar al des­ti­no más le­ja­no que es­ta vez se han fi­ja­do los or­ga­ni­za­do­res (el pun­to más nor­te­ño del re­co­rri­do es Po­to­sí), si­no aden­trar­se en el co­ra­zón de la Amé­ri­ca del Sur si­guien­do los ves­ti­gios de la cul­tu­ra tu­pí gua­ra­ní, el le­ga­do an­di­no de las co­mu­ni­da­des in­cai­cas y prein­cai­cas que ha­bi­ta­ron los An­des an­tes de la co­lo­ni­za­ción eu­ro­pea y los pai­sa­jes ca­rac­te­rís­ti­cos de re­gio­nes que a pe­sar del pa­so del tiem­po con­ser­van sus fi­so­no­mí­as ori­gi­na­rias.
“Es una ex­pe­rien­cia úni­ca que trans­cu­rre al vo­lan­te de au­to­mó­vi­les an­ti­guos, lo que le apor­ta aún más sa­bor a nues­tro via­je, del que dis­fru­ta­mos a ca­da ins­tan­te”, ase­gu­ra Ju­lio Gui­do­lin. Coin­ci­de con él la pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fa del gru­po, Bru­na Fal­ce, quien pu­so a dis­po­si­ción de es­ta pá­gi­na de dia­rio épo­ca la co­lec­ción de fo­tos de via­jes an­te­rio­res, en los que “Pe­a­bi­rú” re­co­rrió si­tios em­ble­má­ti­cos de dis­tin­tos pa­í­ses del Co­no Sur co­mo la sel­va pa­ra­gua­ya, las cos­tas uru­gua­yas, las sa­li­nas de Uyu­ni y San An­to­nio de los Co­bres, en­tre otros pun­tos cau­ti­van­tes de un pe­ri­plo sin des­per­di­cios.

Ge­ne­ral­men­te es­te ti­po de tra­ve­sí­as se re­a­li­zan en ca­mio­ne­tas mo­der­nas, ca­si siem­pre 4×4 y con adi­ta­men­tos de con­fort que sua­vi­zan los ri­go­res de un ca­mi­no que mu­chas ve­ces se tor­na hos­til no só­lo por las al­tas tem­pe­ra­tu­ras si­no por las irre­gu­la­ri­da­des del te­rre­no. Por eso “Pe­a­bi­rú” es tan dis­tin­to. En vez de má­qui­nas de nue­va ge­ne­ra­ción el re­co­rri­do se de­san­da con au­to­mó­vi­les de más de 40 años que atra­vie­san zo­nas de­so­la­das en las que pri­ma la ca­ma­ra­de­rí­a, pe­ro tam­bién la pro­pia pe­ri­cia pa­ra re­sol­ver im­pon­de­ra­bles me­cá­ni­cos en ple­na ru­ta.
El ri­pio, los ca­mi­nos de cor­ni­sa, los sen­de­ros de pie­dra y las su­per­fi­cies de pro­nun­cia­dos de­cli­ves en al­tu­ra po­nen a prue­ba la re­sis­ten­cia de los au­tos, to­dos de trac­ción sim­ple y con mo­to­res ori­gi­na­les con un lí­mi­te de 1.8 li­tros. Es un pa­rá­me­tro fi­ja­do por quie­nes pen­sa­ron es­ta aven­tu­ra co­mo un via­je sin pre­mu­ras en el que la prio­ri­dad pa­sa por ha­cer ami­gos a lo lar­go del tra­yec­to, en la con­vic­ción de que los au­tos de otros tiem­pos siem­pre ofre­cen la opor­tu­ni­dad de un re­en­cuen­tro.