octubre 1, 2020

Locro del Día del Trabajador en tiempos de cuarentena obligatoria

En una jornada especial, que siempre se utiliza para festejar entre familiares y amigos, los correntinos disfrutaron de la clásica receta del 1 de mayo. La mayoría de la gente respetó el aislamiento obligatorio pero siempre están los inconscientes que no lo hicieron.

Las ollas de lo­cro em­pe­za­ron a hu­me­ar en la ciu­dad, des­de ho­ras muy tem­pra­nas, pa­ra fes­te­jar con la tra­di­cio­nal co­mi­da pe­se a que el cli­ma no fue del to­do be­ne­vo­len­te, ya que llo­vió al ini­cio de la jor­na­da, pe­ro la tem­pe­ra­tu­ra no se ele­vó de­ma­sia­do es­te 1 de Ma­yo.
De igual ma­ne­ra, res­pe­tan­do el dis­tan­cia­mien­to so­cial y las nor­mas de se­gu­ri­dad ema­na­das del Co­mi­té Epi­de­mio­ló­gi­co de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes, la gen­te se acer­có a esas in­men­sas ollas pa­ra ob­te­ner su por­ción de nues­tra co­mi­da po­pu­lar y fes­te­jar así el Día del Tra­ba­ja­dor.
No só­lo el lo­cro fue el pla­to por pre­fe­ren­cia en es­te 1 de Ma­yo, tam­bién lo fue el clá­si­co asa­do en los ho­ga­res co­rren­ti­nos.
Es­ta fe­cha tan im­por­tan­te, en años an­te­rio­res se uti­li­zó co­mo un día pa­ra jun­tar­se con la fa­mi­lia o ami­gos y fes­te­jar al re­de­dor de una con­cu­rri­da me­sa es­ta jor­na­da tan es­pe­cial a ni­vel no só­lo lo­cal, si­no que tam­bién na­cio­nal y mun­dial.
Es­te 2020 la gen­te se reu­nió pe­ro de una ma­ne­ra atí­pi­ca, ya que por el ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, no se pu­die­ron jun­tar en un gran al­muer­zo en el que ge­ne­ral­men­te en­con­tra­rí­a­mos a abue­los, pa­dres, tí­os, pri­mos y her­ma­nos.

La pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus que es­tá azo­tan­do a to­do el mun­do y ya lle­va co­bra­das más de 235.000 muer­tes, hi­zo que man­tu­vié­ra­mos un for­za­do dis­tan­cia­mien­to con nues­tros se­res más que­ri­dos.
Pe­ro no to­dos res­pe­ta­ron la cua­ren­te­na, co­mo tam­po­co el uso obli­ga­to­rio de bar­bi­jos o ta­pa­bo­cas, y, pa­ra su­mar a es­tas ne­gli­gen­cias, no tu­vie­ron me­jor idea que ig­no­rar la or­de­nan­za y reu­nir­se en ca­sa de al­gún fa­mi­liar o ami­go pa­ra co­mer un asa­do o lo­cro en la jor­na­da de ayer, sin im­por­tar­les que los ciu­da­da­nos de­be­mos man­te­ner el dis­tan­cia­mien­to so­cial pa­ra evi­tar pro­pa­gar el vi­rus del COVID-­19 en la ciu­dad.
El mo­vi­mien­to de gen­te en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos fue bas­tan­te tran­qui­lo has­ta me­diar la ma­ña­na, ya que a par­tir de las 10, la po­bla­ción em­pe­zó a des­pla­zar­se. Se vio una im­por­tan­te can­ti­dad de per­so­nas yen­do ha­cia di­fe­ren­tes lu­ga­res, ya sea a com­prar lo­cro o asa­do, así co­mo otros ar­tí­cu­los pa­ra el al­muer­zo.
A pe­sar de los es­fuer­zos, no se pu­do man­te­ner ba­jo con­trol la cir­cu­la­ción de quie­nes pa­re­cie­ran no en­ten­der la gra­ve­dad de sus ac­cio­nes al ir a vi­si­tar a sus se­res que­ri­dos, a los que su­pues­ta­men­te apre­cian, ya que los po­nen y se po­nen a sí mis­mos en pe­li­gro.

La mayoría de la gente respetó la cuarentena

Con un mo­vi­mien­to de gen­te pa­re­ci­do al de un do­min­go pre­vio a la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, de idas y vuel­tas en la ciu­dad, la po­bla­ción se mo­vi­li­zó pa­ra fes­te­jar el Día del Tra­ba­ja­dor.

La ma­yo­ría de la gen­te aca­tó el dis­tan­cia­mien­to so­cial, pe­ro siem­pre hay gru­pos mi­nús­cu­los que trans­gre­den las re­glas con las que nos te­ne­mos que re­gir a cau­sa de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus.
En es­te con­tex­to, hu­bo de to­do. Es­ta­ban aque­llos que no res­pe­ta­ron el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio y sa­lie­ron a vi­si­tar a sus pa­rien­tes, cuan­do no lo de­bí­an ha­cer; y los que sa­lie­ron con su ta­pa­bo­cas pe­ro no lo lle­va­ban pues­to de la ma­ne­ra co­rrec­ta -­dejando al des­cu­bier­to la na­riz o lle­ván­do­lo co­mo si fue­ra una bufanda-­.
Pe­ro no so­la­men­te es­ta­ban ellos, ya que tam­bién se pu­do ver a mu­chos jó­ve­nes y per­so­nas de me­dia­na edad sin el bar­bi­jo de uso obli­ga­to­rio de­am­bu­lan­do por las ca­lles, de­mos­tran­do to­da su ne­gli­gen­cia a la ho­ra de cui­dar­se y cui­dar a los de­más.
Es­to úl­ti­mo, a me­di­da que avan­zan los dí­as, se ob­ser­va ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia, par­ti­cu­lar­men­te en lu­ga­res en los que no hay re­te­nes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, que son quie­nes man­tie­nen a la gen­te a ra­ya.
Ca­be se­ña­lar que se tra­ta en su ma­yo­ría de per­so­nas ma­yo­res de edad, que de­be­rí­an “dar el ejem­plo” y no ne­ce­si­tar de una “ni­ñe­ra” que les di­ga qué es lo que de­ben ha­cer y có­mo de­be­rí­an com­por­tar­se, sien­do par­te de una so­cie­dad que bus­ca evi­tar la pro­pa­ga­ción del mor­tal vi­rus.