octubre 30, 2020

Joven emprendedora logró exportar termos y mates a Europa

Rosario es de Empedrado y hace tres años trabaja en diseños personalizados para estos indispensables equipos de la vida diaria. Así, logró llegar a mercados internacionales.

Las re­des so­cia­les des­de ha­ce un tiem­po se trans­for­ma­ron en un gran alia­do de quie­nes se arries­gan a em­pren­der en al­go pro­pio. El gran de­sa­fío es di­fe­ren­ciar­se de los de­más y po­si­cio­nar sus pro­duc­tos en las pla­ta­for­mas vir­tua­les. Ro­sa­rio So­sa Va­lle­jos es una jo­ven oriun­da de Em­pe­dra­do que ha­ce unos años vi­ve en Co­rrien­tes, ca­pi­tal. A sus 21 años ini­ció un em­pren­di­mien­to ba­sa­do en di­se­ños ar­te­sa­na­les de equi­pos de ma­te y te­re­ré.
Em­pren­der sin du­das que im­pli­ca un ries­go, ca­pi­ta­li­zar tiem­po y bus­car la ma­ne­ra de lle­gar al má­xi­mo de po­ten­cia­les clien­tes. Co­rrien­tes se ca­rac­te­ri­za por con­tar con mu­chos em­pren­de­do­res y que con la pan­de­mia se han in­cre­men­ta­do.
En el ca­so de Ro­sa­rio, se va­lió de una red que hoy en día tie­ne mu­cho al­can­ce y su­ma mi­nu­to a mi­nu­to nue­vos usua­rios: ins­ta­gram. La cla­ve es­tá en la pro­pues­ta de mar­ke­ting que per­mi­ta po­si­cio­nar al pro­duc­to y es­to tam­bién de­ri­vó a que cre­a­ra una tien­da on­li­ne. En diá­lo­go con épo­ca, la jo­ven con­tó sus ini­cios, “me de­di­co al fo­rra­do ar­te­sa­nal en cue­ri­na eco­ló­gi­ca im­pre­sa per­so­na­li­za­da de ter­mos, equi­pos de ma­tes y te­re­ré has­ta la­tas pa­ra yu­yi­tos, mo­chi­las y ter­me­ras. Te­nía 21 años cuan­do ini­cié mi em­pren­di­mien­to y lo hi­ce só­lo con fo­rra­do de ter­mos. Al cre­cer la de­man­da fui agre­gan­do co­sas. Siem­pre tra­ba­jé so­la. Apren­dí a di­se­ñar sin co­no­ci­mien­tos, vi tu­to­ria­les e in­ves­ti­ga­ba”, re­la­tó.

“Al prin­ci­pio só­lo tra­ba­ja­ba pa­ra Em­pe­dra­do y Co­rrien­tes, ca­pi­tal. Des­pués em­pe­cé los en­ví­os al Cha­co y ahí es co­mo se fue ex­pan­dien­do. Aho­ra, ha­ce po­co, lle­gué a to­do el NE­A, y es­toy yen­do más al Sur co­mo Neu­quén y tam­bién re­a­li­zo en­ví­os in­ter­na­cio­na­les”, de­ta­lló. Las re­des so­cia­les le per­mi­tie­ron ex­por­tar equi­pos de ma­tes a Es­pa­ña, en ciu­da­des co­mo Va­len­cia y Bar­ce­lo­na, tam­bién hi­zo en­ví­os a Co­lom­bia y Pa­ra­guay. “La se­ma­na pa­sa­da hi­ce un en­vío a las Cor­di­lle­ras de los An­des”, con­tó emo­cio­na­da.
“La gen­te me fue co­no­cien­do por Ins­ta­gram y es­te año Kha­lo (su mar­ca) cum­plió tres años en ju­lio. En el ca­so de los otros pa­í­ses en los que man­dé mis pro­duc­tos, son per­so­nas que tie­nen pa­re­jas ar­gen­ti­nas y que­rí­an re­ga­lar­les lo tí­pi­co nues­tro, el ma­te.
La gen­te pa­ga un en­vío in­ter­na­cio­nal por­que lo pue­den per­so­na­li­zar co­mo quie­ren y creo que lo fun­da­men­tal es que la cul­tu­ra del ma­te nos iden­ti­fi­ca y es­to hay que sa­ber apro­ve­char­lo”, sos­tu­vo. “Lo que me dis­tin­gue y lo tra­ba­jé mu­cho es que uno eli­ge có­mo per­so­na­li­zar al­go que siem­pre usa. Se bus­ca dar­le un to­que es­pe­cial y que no se en­cuen­tra en otro la­do. Pue­den po­ner fo­tos y fra­ses. Sin du­das es un re­ga­lo muy co­pa­do so­bre to­do pa­ra quien es­tá fue­ra del pa­ís y tie­ne esa cos­tum­bre”, re­mar­có.
Ro­sa­rio no es di­se­ña­do­ra pro­fe­sio­nal pe­ro su cu­rio­si­dad y cre­a­ti­vi­dad la lle­vó a ex­plo­rar me­dian­te tu­to­ria­les en red e ir ani­mán­do­se a pro­bar di­se­ños. “Siem­pre me lla­mó la aten­ción el di­se­ño y siem­pre fui muy ma­te­ra. Des­de chi­ca soy su­per ma­te­ra al igual que mi ma­má. Ella es muy cre­a­ti­va y siem­pre pin­ta­ba y un día pin­tó su ter­mo. Y ahí me ani­mé a pro­bar di­se­ños. Fa­mi­lia­res, ami­gos y co­no­ci­dos me pi­die­ron que les di­se­ñe con su nom­bre y lo que les ca­rac­te­ri­za­ba. En ese mo­men­to pen­sé “a­cá es­tá el ne­go­cio”, con­fe­só la jo­ven. “La per­so­na que pi­de, vie­ne con una idea y yo me en­car­go de plas­mar­la a al­go es­té­ti­co”, aco­tó.

Tra­ba­jar en pan­de­mia
Sin du­das que la pan­de­mia por el COVID-­19 tra­jo con­si­go gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y di­fi­cul­ta­des pa­ra los em­pren­de­do­res. “A­ho­ra con la pan­de­mia no ten­go tan­tos en­ví­os al in­te­rior, la de­man­da es­tá en Co­rrien­tes, ca­pi­tal. Lo­gré re­a­li­zar en­ví­os a Itu­zain­gó, Be­lla Vis­ta, Es­qui­na, Mer­ce­des pe­ro aho­ra es­tá el fu­ror en Bue­nos Ai­res y Neu­quén. El te­ma que los en­ví­os que­dan va­ra­dos has­ta que se va­yan le­van­tan­do las res­tric­cio­nes”, sos­tu­vo.
“La pan­de­mia me di­fi­cul­tó el te­ma de los pro­ve­e­do­res. Pe­ro lo que es ven­ta, no. Aho­ra con la re­co­men­da­ción sa­ni­ta­ria de que ca­da uno tie­ne que te­ner su ma­te y no com­par­tir, me be­ne­fi­ció pa­ra el mar­ke­ting”, in­di­có.

Res­pal­do
Ro­sa­rio des­ta­có el acom­pa­ña­mien­to del área de De­sa­rro­llo e In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca (Dei­tec) de la Vi­ce­go­ber­na­ción de Co­rrien­tes. “En una vi­si­ta a em­pren­de­do­res, el Vi­ce­go­ber­na­dor vio el di­se­ño de mi equi­po de ma­te y le en­can­tó. Así me con­tac­ta­ron y me pi­die­ron una tan­da de equi­pos in­di­vi­dua­les pa­ra Nue­vo Pa­ís”, con­tó.
Pa­ra fi­na­li­zar en­vió un men­sa­je a quie­nes tie­ne sus ide­as pe­ro to­da­vía no se lan­zan al mun­do del em­pren­de­du­ris­mo, “hay que ani­mar­se y te­ner per­so­nas que te apo­yen. Siem­pre con­tar con tu fa­mi­lia, ami­gos y ro­de­ar­te de bue­na ener­gía y que te ayu­den a cre­cer. Al prin­ci­pio es muy di­fí­cil pe­ro creo que si uno ha­ce las co­sas des­de el co­ra­zón, con ga­nas y fuer­zas, uno avan­za. Hay que ser con­sien­tes que siem­pre ha­brán tem­po­ra­das di­fí­ci­les pe­ro con un ob­je­ti­vo cla­ro se pue­de sa­lir ade­lan­te. Mi sue­ño es dis­tri­buir ma­tes por to­do el mun­do”, an­he­ló. Pa­ra con­tac­tar­la se lo pue­de ha­cer vía Ins­ta­gram Kah­lo.ter­mos.