agosto 19, 2019

En Santa Catalina los vecinos se agruparon y cortaron pastizales

En el barrio PROCREAR, inaugurado el mes pasado por funcionarios nacionales, las familias residentes ya formaron una procomisión y decidieron desmalezar espacios comunes. Además solicitan que la Comuna cumpla con el barrido de calles.

Los vecinos del barrio PROCREAR Santa Catalina (que fue inaugurado el 5 de diciembre último por funcionarios nacionales) dieron a conocer que ante la existencia de pastizales en los espacios comunes de ese desarrollo urbanístico, tomaron la decisión de aunar esfuerzos y cortar ellos mismos la abundante maleza.
“Hemos realizado diversas presentaciones ante la Municipalidad, dialogamos con concejales y formamos una procomisión. Como la Comuna actualmente está abocada casi de lleno a sanear los problemas hídricos de diversos barrios, conseguimos algunas motoguadañas y durante el fin de semana se avanzó con el desmalezamiento de un predio de grandes dimensiones que está frente al SAPS”, enumeró Gisella, una de las vecinas movilizadas.

“El predio es gigantesco y con el calor y las lluvias el pasto crece de manera rápida. Los que ya habitamos el nuevo barrio nos mantenemos comunicados y queremos contar con todos los servicios correspondientes”, enfatizó.
“Ahora esperamos que la Comuna brinde el servicio de barrido de calles, el cual está contemplado en los impuestos que empezamos a pagar -prosiguió-. También hemos hecho un reclamo al Banco Hipotecario para que atienda los reclamos de los propietarios que sufren fallas estructurales en sus viviendas, conforme al período de garantía vigente”.
La procomisión vecinal también reconoció avances, como es el ingreso de una línea de colectivos a las calles internas del complejo (110 “C”) y el compromiso asumido por el Ministerio de Seguridad y la Municipalidad, de montar un destacamento policial en una de las oficinas del SAPS ya edificado (pero que aún no tiene actividad).
Vale recordar que en ese Desarrollo Urbanístico hay 678 unidades habitacionales y hasta ahora se habría entregado sólo un poco más del 50% de las viviendas. Las familias, que desde fines de noviembre residen en ese novel barrio, deben ir al Doctor Montaña o a Alta Gracia para acceder a comercios o farmacias.