diciembre 8, 2019

El Registro Civil busca y asiste a ciudadanos sin identificación

El director de esa área, Marcos Amarilla, dijo que en lo que va del año ya hallaron a 10 correntinos “NN”, en su mayoría adultos. Explicó los trámites que deben hacerse para poder, finalmente, gozar del Derecho a la Identidad.

El Re­gis­tro Pro­vin­cial de las Per­so­nas in­for­mó que en ca­da uno de sus ope­ra­ti­vos do­cu­men­ta­rios bus­ca a “ciu­da­da­nos sin iden­ti­fi­ca­ción” (co­no­ci­dos po­pu­lar­men­te co­mo NN o in­do­cu­men­ta­dos).
El ti­tu­lar de esa áre­a, Mar­cos Ama­ri­lla, na­rró a épo­ca que “en lo que va de es­te año he­mos en­con­tra­do unas 10 per­so­nas sin iden­ti­fi­ca­ción”.
Se­gún le­yes vi­gen­tes, el trá­mi­te de ins­crip­ción de la fi­lia­ción de­be re­a­li­zar­se den­tro de los 40 dí­as de vi­da de la per­so­na, an­te el Re­gis­tro Ci­vil más pró­xi­mo al lu­gar del na­ci­mien­to.
Pa­sa­dos esos 40 dí­as, la ins­crip­ción es­tá fue­ra del pla­zo le­gal y los pa­dres pue­den re­a­li­zar­la has­ta los 12 años de edad del ni­ño, con dos tes­ti­gos que acre­di­ten el vín­cu­lo, en el Re­gis­tro Ci­vil co­rres­pon­dien­te al dis­tri­to don­de se pro­du­jo el na­ci­mien­to.
Una vez ven­ci­do ese pla­zo, es un juez el que de­be au­to­ri­zar es­ta ins­crip­ción con la in­ter­ven­ción de un abo­ga­do (el trá­mi­te pue­de lle­var va­rios años).
“De las per­so­nas que en­con­tra­mos, la ma­yo­ría son adul­tos que tie­nen ini­cia­do el trá­mi­te ju­di­cial, pues son co­rren­ti­nos que nun­ca fue­ron ano­ta­dos, ca­re­cen de Ac­ta de Na­ci­mien­to y ob­via­men­te no cuen­tan con DNI”, gra­fi­có Ama­ri­lla.
“Pa­re­ce al­go de otras épo­cas. Aún que­dan per­so­nas que por dis­tin­tos mo­ti­vos nun­ca fue­ron ins­crip­tas y es por eso que siem­pre que ha­ce­mos ope­ra­ti­vos pre­gun­ta­mos si sa­ben de al­guien en esa con­di­ción”, agre­gó.
“Los que ha­lla­mos son per­so­nas con fa­mi­lia, tie­nen nom­bre y ape­lli­do, pe­ro su iden­ti­dad nun­ca fue asen­ta­da en un Re­gis­tro Ci­vil”, re­sal­tó.
Se­gún re­por­tes na­cio­na­les, se es­ti­ma que me­dio mi­llón de per­so­nas na­ci­das en el pa­ís no tie­nen do­cu­men­to.
Eso les im­pi­de, en­tre otras co­sas, ca­sar­se, vo­tar, tra­ba­jar en blan­co y ano­tar a sus hi­jos.
So­bre ello, el di­rec­tor del Re­gis­tro Pro­vin­cial de las Per­so­nas agre­gó que “que­re­mos lle­gar a esos in­di­vi­duos pa­ra ayu­dar­los a ha­cer los trá­mi­tes per­ti­nen­tes, a fin de que ten­gan el do­cu­men­to y ac­ce­dan a los de­re­chos que otor­ga te­ner iden­ti­dad”.
El DNI da al ciu­da­da­no la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca que ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer va­ler sus de­re­chos, lo con­vier­te en per­so­na an­te el sis­te­ma, y cons­ti­tu­ye la puer­ta de en­tra­da pa­ra que sea re­co­no­ci­do co­mo su­je­to de de­re­cho den­tro del Es­ta­do y, por lo tan­to, pue­da ejer­cer ple­na­men­te to­da la ga­ma de de­re­chos (ci­vi­les, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, so­cia­les, cul­tu­ra­les) re­co­no­ci­dos por el mar­co le­gal.
Al ser ins­crip­to, el in­di­vi­duo se con­vier­te en una per­so­na de exis­ten­cia vi­si­ble, y por lo tan­to pue­de ad­qui­rir de­re­chos y con­tra­er obli­ga­cio­nes, co­mo lo es­ta­ble­ce el Ar­tí­cu­lo 30 y 31 del Có­di­go Ci­vil de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na.