septiembre 20, 2020

Corrientes, entre las 100 ciudades con más puestos ilegales de venta

Sumada a Paso de los Libres, se encuentra dentro de un relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa en el que se refleja la existencia de 587 saladitas en el país y 91.530 vendedores ilícitos.

Un re­le­va­mien­to de la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CA­ME) se re­a­li­zó du­ran­te to­do el mes de no­viem­bre en los prin­ci­pa­les dis­tri­tos co­mer­cia­les de las 23 pro­vin­cias ar­gen­ti­nas y la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Se cu­brie­ron en to­tal 500 ciu­da­des, que con­cen­tran el 80% de la po­bla­ción del pa­ís. De esas lo­ca­li­da­des re­le­va­das, se de­tec­ta­ron sa­la­di­tas en 112 lo­ca­li­da­des.
Si bien la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, los par­ti­dos de La Ma­tan­za, Lo­mas de Za­mo­ra, y Flo­ren­cio Va­re­la y San Mi­guen de Tu­cu­mán fue­ron en no­viem­bre las cin­co lo­ca­li­da­des del pa­ís con ma­yor can­ti­dad de ven­de­do­res ile­ga­les; la lo­ca­li­dad de Pa­so de los Li­bres y la ca­pi­tal co­rren­ti­na se ubi­can en el pues­to Nº93 y 96 res­pec­ti­va­men­te den­tro de la di­gre­ga­ción de pues­tos en sa­la­di­tas mas man­te­ros en la vía pú­bli­ca.
Asi­mis­mo, se­gún la mis­ma en­ti­dad, es muy po­si­ble que se­an sus­tan­cial­men­te más las lo­ca­li­da­des don­de se ha­llan sa­la­di­tas que las 112 en­con­tra­das y lo mis­mo su­ce­de con las 500 re­le­va­das con man­te­ros. Si­mi­lar si­tua­ción se da con las ciu­da­des que cuen­tan con fe­rias ar­te­sa­na­les que com­bi­nan ma­nu­fac­tu­ras con re­ven­ta de pro­duc­tos tí­pi­cos de Sa­la­di­tas. En esos ca­sos, só­lo se las in­clu­ye­ron den­tro de ese ru­bro cuan­do se pu­do iden­ti­fi­car que más del 50% de la ven­ta res­pon­de a ese ti­po de pro­duc­tos.
Hay mu­chas ciu­da­des del pa­ís don­de, si bien no hay sa­la­di­tas ni man­te­ros, abun­dan los ven­de­do­res am­bu­lan­tes o a do­mi­ci­lio. Esas ven­tas no han si­do in­clui­das den­tro de es­te in­for­me.
En al­gu­nos lu­ga­res no hay sa­la­di­tas tal co­mo se las co­no­ce, pe­ro sí se es­tá ex­pan­dien­do un for­ma­to si­mi­lar: lo­ca­les que agru­pan den­tro, en for­ma di­si­mu­la­da, pues­tos de to­do ti­po. Es­ta es una for­ma en­con­tra­da so­bre to­do en ciu­da­des que han im­pe­di­do la ins­ta­la­ción de esos pre­dios de ven­tas.
En es­te ca­so, so­lo se con­si­de­ra­ron aque­llas ciu­da­des en las que esos lo­ca­les tie­nen una di­men­sión gran­de y se pu­die­ron iden­ti­fi­car los ven­de­do­res den­tro.

El re­cla­mo por ma­yo­res con­tro­les
Una de las ma­yo­res crí­ti­cas en tor­no a la ven­ta ile­gal es la fal­ta de con­tro­les y san­cio­nes de las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles. Hay ciu­da­des en las cua­les la ac­ti­vi­dad ile­gal ocu­rre con la com­pli­ci­dad de fun­cio­na­rios y au­to­ri­da­des, cuan­do al mis­mo tiem­po se vi­gi­la en ex­ce­so al co­mer­cio for­mal.
En no­viem­bre, el 67,8% de las ciu­da­des re­le­va­das se­ña­la­ron que los con­tro­les que se apli­can en el mu­ni­ci­pio son in­su­fi­cien­tes, re­du­cién­do­se en ca­si 7,0 pun­tos por­cen­tua­les la can­ti­dad de ciu­da­des que res­pon­den a esa ca­rac­te­rís­ti­ca. De to­dos mo­dos, la per­cep­ción de que no hay con­tro­les es to­da­vía muy al­ta, y ocu­rre tan­to en las ciu­da­des con Sa­la­di­tas co­mo en aque­llas que no tie­nen ese for­ma­to de ven­ta pe­ro don­de la co­mer­cia­li­za­ción en la mo­da­li­dad man­te­ros, ven­de­do­res am­bu­lan­tes, ven­ta do­mi­ci­lia­ria, o por re­des so­cia­les, vie­ne cre­cien­do.
Só­lo el 32,4% de las ciu­da­des re­le­va­das sos­tie­nen que las ins­pec­cio­nes que se apli­can a la ven­ta ile­gal son su­fi­cien­tes o sa­tis­fac­to­rias, ge­ne­ran­do con­di­cio­nes de mer­ca­do más trans­pa­ren­tes y sa­lu­da­bles.

Ran­king de pe­ne­tra­ción 
de la ile­ga­li­dad
En pro­me­dio, en las ciu­da­des con sa­la­di­tas se re­gis­tró en ma­yo 1 pues­to de ven­ta ile­gal ca­da 300 ha­bi­tan­tes, re­gis­trán­do­se una le­ve me­jo­ra fren­te a ma­yo pa­sa­do, cuan­do la in­ser­ción de la ven­ta clan­des­ti­na era de 1 pues­to ca­da 291 ha­bi­tan­tes.
Se­gún el in­di­ca­dor de pe­ne­tra­ción del co­mer­cio ile­gal que ela­bo­ra CA­ME, en el que se mi­de la can­ti­dad de ha­bi­tan­tes por pues­to de ven­ta ile­gal en ca­da ciu­dad, en no­viem­bre de 2017 la pe­or si­tua­ción con­ti­nuó dán­do­se en la ciu­dad de Mi­na Cla­ve­ro, en Cór­do­ba, que en pro­me­dio re­gis­tró 1 pues­to de ven­ta ile­gal ca­da 23 ha­bi­tan­tes.
Ese es el pro­ble­ma de mu­chas ciu­da­des tu­rís­ti­cas de muy po­cos ha­bi­tan­tes, que se ven in­va­di­das de ven­de­do­res apro­ve­chan­do el gran flu­jo de per­so­nas ca­si to­do el año.

La complicidad de 
las redes sociales

Si bien las dos mo­da­li­da­des más fre­cuen­tes de ven­ta ile­gal son los man­te­ros y pues­te­ros en Sa­la­di­tas, hay otros for­ma­tos que pre­o­cu­pan por el im­pac­to que tie­nen so­bre el co­mer­cio.
Al tra­di­cio­nal ven­de­dor am­bu­lan­te, que fue po­si­ble­men­te una de las pri­me­ras for­mas de ven­ta ca­lle­je­ra, se su­man en for­ma cre­cien­te los ven­de­do­res que apro­ve­chan las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­bo­ok o What­sApp pa­ra con­cre­tar ven­tas en ne­gro.
Ya no se tra­ta só­lo de la ven­ta am­bu­lan­te, ca­sa por ca­sa o en ofi­ci­nas, si­no de ven­de­do­res que van ar­man­do su car­te­ra de clien­tes a tra­vés de In­ter­net. Lo ha­cen, en ge­ne­ral, con mer­ca­de­ría que com­pran en la Sa­la­da, Sa­la­di­tas, o que tra­en de con­tra­ban­do des­de Chi­le, Pa­ra­guay, Bo­li­via, Chi­na o Es­ta­dos Uni­dos. Lo mis­mo ocu­rre con las fe­rias ga­ra­je, las tra­di­cio­na­les fe­rias ame­ri­ca­nas, los Sho­wro­om o la ven­ta de ro­pa usa­da que se con­vir­tió tam­bién en una mo­da­li­dad fre­cuen­te.