septiembre 29, 2020

Actividades exceptuadas sobreviven entre deliveries y ventas online

La peatonal se llenó ayer de carteles con números de contacto y direcciones web . Por su parte, consultorios médicos y odontológicos sólo reciben urgencias y trabajan a pérdida: “Las obras sociales no cubren elementos de protección”, lamentan desde el sector.

El pa­no­ra­ma por las prin­ci­pa­les áre­as co­mer­cia­les del mi­cro­cen­tro ca­pi­ta­li­no con­ti­núa sien­do de­so­la­dor a pe­sar de que el Go­bier­no na­cio­nal ha­bi­li­tó 11 nue­vas ac­ti­vi­da­des.
En­tre ellas se des­ta­can las ven­tas mi­no­ris­tas de mer­ca­de­rí­as ya ela­bo­ra­das -­ a tra­vés de ser­vi­cios de reparto-­ y los cen­tros de pa­go ex­tra­ban­ca­rio.
La ac­ti­vi­dad co­mer­cial en la pe­a­to­nal Ju­nín su­mó ayer nue­vos lo­ca­les abier­tos pe­ro con los ac­ce­sos res­trin­gi­dos y car­te­les en el fren­te con nú­me­ros de What­sApp y di­rec­ción de las pá­gi­nas ofi­cia­les en re­des so­cia­les pa­ra pe­di­dos.

ODONTÓLOGOS ADVIERTEN QUE ESTÁN EN CRISIS.

En una re­co­rri­da que re­a­li­zó épo­ca cons­ta­tó un re­du­ci­do gru­po de ne­go­cios ac­ti­vos co­mo ca­sas que se de­di­can a la im­pre­sión de fo­to­gra­fí­as, ba­za­res o po­li­rru­bros, se­de­rí­as e in­clu­so al­gu­na que otra jo­ye­rí­a. Es­te úl­ti­mo fue­ra de las ac­ti­vi­da­des ex­cep­tua­das.
La ma­yo­ría no per­mi­tía el ac­ce­so y en­tre­ga­ba pe­di­dos en los in­gre­sos o por de­li­be­ries.
En la zo­nas más ale­ja­das del cen­tro, la ac­ti­vi­dad co­mer­cial es­tá más ani­ma­da y en al­gu­nos ba­rrios has­ta hay co­mer­cios de ven­ta de ro­pas abier­tos.
Con­sul­to­rios a pér­di­da
Las aten­cio­nes odon­to­ló­gi­cas con tur­no pre­vio se­rí­an otra de las ac­ti­vi­da­des que re­to­ma­rí­an. Sin em­bar­go, es­pe­cia­lis­tas lo­ca­les ase­gu­ran que só­lo re­ci­ben ur­gen­cias.
La odon­tó­lo­ga, An­to­ne­lla Ar­do­lli­no, brin­dó a épo­ca un pa­no­ra­ma de una de las ac­ti­vi­da­des de más al­to ries­go por el con­tac­to que exis­te en­tre los pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes.
La pro­fe­sio­nal con­tó que la ma­yo­ría de las obras so­cia­les só­lo cu­bren aten­cio­nes de ur­gen­tes. “Los có­di­gos de ur­gen­cia sue­len ser me­di­ca­ción y ade­más no cu­bren el kit que ne­ce­si­ta­mos”, di­jo en re­fe­ren­cia a bar­bi­jos y guan­tes que de­ben cos­te­ar por cuen­ta pro­pia.
“Es­te mes fue ne­ga­ti­vo eco­nó­mi­ca­men­te: no hu­bo ga­nan­cias y se su­ma­ron gas­tos pa­ra com­prar ele­men­tos de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad”, aña­dió.
Otros odon­tó­lo­gos, que ya co­no­cen a sus pa­cien­tes, se arries­gan a aten­der­los a pe­sar de no con­tar con los pro­tec­to­res o los cos­te­an por sí mis­mos.

El gi­gan­te dor­mi­do
El de­le­ga­do de los tra­ba­ja­do­res de Ti­poi­tí, Gus­ta­vo Bra­vo, in­for­mó a es­te me­dio que las ac­ti­vi­da­des en la plan­ta se de­tu­vie­ron des­de el 20 de mar­zo y has­ta el 26 de abril. “La em­pre­sa es­pe­ra que el vier­nes ha­ya otra co­mu­ni­ca­do del Go­bier­no na­cio­nal y se­a­mos in­clui­dos den­tro de las ac­ti­vi­da­des ex­cep­tua­das”. De to­das for­mas, Bra­vo res­ca­tó que la pa­tro­nal cum­ple con el pa­go de los ha­be­res ca­da quin­ce­na.
“Los co­mer­cios de ro­pa y las ex­por­ta­cio­nes es­tán can­ce­la­das”, es­to tra­e­rá con­se­cuen­cias sos­tu­vo co­mo de­sig­nio de un fu­tu­ro que le es­pe­ra a va­rios ru­bros del mer­ca­do na­cio­nal.