julio 24, 2021

Explotó una cocina y pensaron que niño quedó atrapado

Barrio La Olla

Explotó una cocina y pensaron que niño quedó atrapado
Las llamas se desataron en una vivienda del capitalino barrio La Olla. Momentos antes del incidente, una señora se encontraba con su nieto de escasos años. A pesar de los graves daños materiales sufridos, se trató de una desgracia con suerte ya que no hubo heridos.

Momentos de suma tensión se vivieron ayer en el barrio La Olla de la ciudad de Corrientes ante un incendio desatado dentro de una vivienda, lo que motivó a un rápido accionar de las autoridades. En un principio se creyó que había un niño atrapado allí.

La confusión se debió a que momentos antes del siniestro, en la vivienda se encontraba una señora con su nieto, ya que los padres del infante habían salido. “Por fortuna cuando se produjo el incendio no había nadie en la vivienda”, dijo una fuente consultada en el lugar, ya con el fuego sofocado. Sin embargo, las dudas recién se despejaron cuando la mujer apareció después y se comprobó que nada le había pasado al niño.

Todo ocurrió alrededor de las 16:30 por calle Roma al 3618 (continuación de Las Piedras).

Según se comentó, vecinos escucharon una gran explosión proveniente de dicho lugar. Ante ello advirtieron que se había desatado el incendio.

Es así que llamaron a la Policía, cuyos Bomberos fueron hasta el lugar a bordo de un carro hidrante. Cabe destacar que se trata de una zona sin asfaltar que ni siquiera cuenta con enripiado, por lo que el traslado de vehículos normales debe realizarse de manera muy lenta, lo cual era desfavorable si se tiene en cuenta que se trató de una situación de suma urgencia.

El estado del camino no es un dato menor, ya que el carro hidrante tuvo que realizar complicadas maniobras para poder llegar hasta la vivienda. Debe destacarse que estos tipos de vehículos tienen capacidad para trasladar cinco mil litros de agua.

A pesar de los innumerables pozos del irregular terreno, el coche bomba logró llegar a destino.

Sin embargo, allí los bomberos policiales se encontraron con el segundo obstáculo para apagar el fuego, que ya había cobrado grandes dimensiones. El costado de la casa estaba alambrado por seguridad, por lo que los bomberos debieron ingresar por la parte trasera de la vivienda desde un terreno vecino.

Asimismo una puerta de metal que daba al garage fue tirada abajo junto con el acceso principal del inmueble. Es así que el fuego fue atacado desde distintos puntos y finalmente se logró sofocarlo en su totalidad.

La secuencia ocurrió ante la mirada de una multitud de vecinos, quienes estaban a la espera de saber qué había ocurrido con las personas que estaban dentro.

Tras algunos minutos se determinó que el incendio no registró heridos. En cambio, hubo una gran cantidad de daños materiales, ya que el fuego afectó a casi toda la estructura edilicia y a su instalación eléctrica.

Además de los bomberos fueron al lugar efectivos de la comisaría Vigésimo Primera, encargada de la jurisdicción. Mientras sacaban objetos que habían sido alcanzados por las llamas, los peritos de bomberos comenzaron las tareas para saber cómo se originó el incidente.

De esta manera se determinó que el foco ígneo se desató en la zona de la cocina presuntamente a raíz de la explosión de una garrafa. En ese sentido se sospechaba que pudo haberse dejado una hornalla encendida. Sin embargo sobre el tema no se tiene aún precisiones oficiales, por lo que la investigación continúa.