septiembre 24, 2021

El Plan de la Mariposa regresó a Corrientes con un recital de rock libre y lleno de energía

a banda de los hermanos Andersen subió el sábado a un escenario correntino, tras varios años de ausencia. En un show de dos horas estrenaron en Corrientes su último disco, “Devorando intensidad” y tocaron sus grandes éxitos.

Esa energía y buena vibra que El Plan de la Mariposa transmite en cada letra, se vio reflejada este sábado en el Complejo Ribera, cuando presentaron “Devorando intensidad”, su último disco. Cerca de dos horas de show sirvieron para desplegar un amplio repertorio, en un predio que, por las dimensiones, le dio un ambiente de cercanía e interacción entre el grupo y los fans.
Con canciones propias, la banda soporte Vuelta de Tuerca fue la encargada de abrir la noche y de amenizar la espera. Eran las 22.22 cuando la banda de los hermanos Andersen subió al escenario, mientras que en la pantalla gigante se reflejaba la imagen de la tapa del CD “Invierno nuclear” y “La lanza de mi fe”, abrieron la velada.
“Estamos muy felices de poder haber venido a Corrientes; nos llena de energía poder presentar nuestro último disco”, dijo Sebastián Andersen, la voz principal, y comenzó “Mar argentino”. El “rock libre”, como lo definen los propios integrantes, continúo sin pausa con “Azúcar Negra”, “Mujeres que bailan”, “Bailan”, “Viajo con el sol” y “El Guruchain”, que cuenta la historia de Hernán Helman, un músico y fotógrafo argentino que emprendió un viaje en bicicleta por el continente, desde Buenos Aires hasta Nueva York.
Allí llegó el turno de Camila Andersen, quien con esa voz dulce pero a la vez potente, pidió “conectarse con el cuerpo y estar agradecidos de estar vivos”, e interpretó “El cuerpo sabe”. La adrenalina bajó con “Cruz del sur”, hit que eligieron para pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado, y “Libertad”, un cover de hip-hop de Kase-O.
“Abrime los ojos”, “Semilla de alma” retomaron los temas de “Devorando Intensidad”. Tras ese momento, Sebastián se bajó del escenario y quedó a cargo Valentín Andersen (primera guitarra) para que suene “Ella es agua”.
El show ingresó en la recta final con los acordes de  “Espuma”, “¿Cómo decir que no?”, “El riesgo” y “Te quiero”, que armó el pogo y volvió a cargar de energía a todo el boliche ubicado en costanera Sur.
“Vamos con un simulacro del final, ustedes saben cómo es”, dijeron y dieron el primer y único parate. Después de unos minutos, todos los integrantes aparecieron en escena para que, con una guitarra criolla y un acordeón se escuchara: “Somos viento fuerte que viene del mar, ráfagas de flechas que apuntan hacia el mismo lugar, a empujar”, letra de “Entrañas”.
Para los últimos minutos no se guardaron nada y cerraron con “Mi Jagger”, “La cobardía”. “Esto nos cura y nos hace muy bien”, aseguró Sebastián antes de las dos últimas canciones: “La vida cura” y “Romance con el desapego”.