octubre 20, 2021

El gobierno busca hacer la subasta de predios

Son terrenos portuarios en Tandanor, recuperados por una privatización fraudulenta de los años 90, y también en Isla Demarchi, aquella en la que Cristina Kirchner pretendía levantar una torre de 330 metros.

En medio de la polémica por la supuesta venta de establecimientos deportivos por la degradación de la Secretaría de Deportes, el gobierno espera poder subastar predios portuarios en Tandanor, recuperado por una privatización fraudulenta de los años 90, y también en la famosa Isla Demarchi -aquella en la que Cristina Kirchner pretendía levantar una torre de 330 metros como parte de un Polo Audiovisual- para emprendimientos inmobiliarios que sí podrían despertar la ira sindical por la continuidad laboral de los empleados que hoy revisten en galpones.

Desde el comienzo de la administración macrista la Agencia de Administración de Bienes del Estado (Aabe) actualiza un registro de propiedades estatales y ha ido subastando terrenos de las Fuerzas Armadas, ferroviarios, destinados a financiar proyectos de esas áreas o para ganar recursos para el Tesoro. En las últimas horas desmintieron hayan confeccionado un listado de propiedades de la ahora Agencia de Deportes, como el Cenard, con el fin último de ponerlo en remate.

En este contexto, el Tribunal Oral Federal Nº 5 devolvió al estado un predio del astillero Tandanor, ubicado cerca de las terminales portuarias de Retiro, por haber sido vendido de manera ilegal durante la década del ‘90. De hecho, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, hace meses recorrió el predio junto al titular de la Aabe, Ramón Lanús.

En este complejo estaba el helipuerto que utilizaba el empresario del sector automotriz Cristiano Rattazzi cuando necesitaba llegar al centro porteño. Ahora fuentes oficiales consultadas remarcaron que la subasta de los terrenos ‘está decidida’ pero que los ex propietarios presentaron ‘un recurso extraordinario’ ante la Corte Suprema para exigir el reintegro del predio. En el oficialismo confían que el máximo tribunal rechazará esa presentación por tratarse de ‘una privatización fraudulenta’.

El otro predio en cuestión es la isla Demarchi: son 70 hectáreas donde el kirchnerismo anunció en 2014 la construcción de un Polo Audivisual. En este lugar de la costanera sur aún resisten decenas de trabajadores portuarios en viejos amarraderos y funciona la Escuela de cabotaje fluvial.

Los terrenos ribereños también se encuentran bajo la órbita del Aabe. El proyecto oficial prevé su venta: un decreto de 2017 de Mauricio Macri autoriza la concreción de desarrollos urbanísticos e inmobiliarios en estas tierras que continúan Puerto Madero y lindan con la ex Ciudad Deportiva de Boca.

El Ejecutivo espera que el alcalde Horacio Rodríguez Larreta negocie en la Legislatura porteña un proyecto para autorizar la rezonificación del predio, un trámite necesario para poder subastar los terrenos y que, en última instancia, expone la tensión subterránea entre la Nación y la Ciudad por el demorado traspaso del puerto de Buenos Aires al ámbito porteño.

Aunque el bloque oficialista aún no promovió un proyecto de ley al respecto, se supo que en febrero podría empezar a moverse el tema en ámbitos legislativos.

Lo cierto es que la enajenación de estas tierras y la probable utilización para la construcción de viviendas y oficinas es resistida por los sindicatos marítimos.

En este sentido, Juan Carlos Schdmi, titular de Dragado y Balizamiento y ex secretario general de la CGT, dijo desconocer que estén a punto de lotearse los terrenos de isla Demarchi. ‘No tengo nada nuevo luego de lo que firmamos con el Aabe (para garantizar el trabajo de los portuarios) y nunca estuvimos cerrados a una negociación”, explicó en diálogo con este diario.

Sin embargo, el gremialista no desconoce el objetivo del gobierno con esos terrenos. ‘Cuando uno mira el perfil inmobiliario de la Ciudad el pedazo que falta para continuarlo está ahí: tarde o temprano habrá alguna iniciativa. Está en línea de edificación sur de Puerto Madero. Y si uno ve la urbanización de la villa Rodrigo Bueno va todo en la misma línea’, concluyó.