octubre 18, 2021

“Doña Disparate y Bambuco” obra ideal para que adultos y niños disfruten juntos del teatro

En estos tiempos en que en los hogares habitan más pantallas que personas, “Doña Disparate y Bambuco”, la obra teatral de María Elena Walsh, se estrenará este sábado en el Teatro de la Biblioteca Mariño, como si fuera un grito de resistencia de La Imaginación.
Lo que nos provoca risa, emoción o angustia en una obra de arte varía con el tiempo y, a pesar de que el texto de María Elena Walsh fue concebido en 1963, hace más de medio siglo, su eficacia continúa intacta. ¿Y por qué? No solo porque es un clásico, sino también porque habla en el lenguaje de la infancia, con la imaginación, que no tiene tiempo ni geografía, y eso, entre otras cosas, hace que la obra entera de esta poeta argentina trascienda generaciones.
En el marco del homenaje a María Elena Walsh que se realizó en el teatro de la Biblioteca Mariño el año pasado, surge entre un grupo de teatreros correntinos la idea de montar esta obra. Es una comedia musical para toda la familia que narra con clásicos como “Manuelita”, la “Canción de tomar el té”, y muchos personajes queridos por todos, el viaje de Doña Disparate y Bambuco de Argentina hasta París buscando a la naranja. Dirigida por Marianela Iglesia, que acertadamente y siguiendo la línea que propone el texto dramático hace hincapié en la mirada de los niños. Con una puesta en escena precisa, tan anclada en la fantasía, no necesita la representación material del tranvía para iniciar el viaje porque lo imaginamos, igual que el barco que toman para llegar a París, y los exquisitos mequeteques que comeremos con los actores, porque si nos entregamos al encanto y la alegría de esta obra y su elenco, viajamos con ellos.
La escenografía es poca y muy dinámica, es la justa y necesaria, como cuando los niños juegan y con poco crean infinidad de mundos posibles y sorprendentes. El vestuario es hermoso y colorido, otro de los elementos tangibles que estimulan la fantasía.
Los arreglos de las canciones son creación de los músicos en escena, Florencia Sandoval, Joa Sheridan Oviedo y Nadia Quintana. La fusión de ellos con las divertidas actuaciones de Ana Laura Pereyra Coimbra, Antonio Gómez y Rocío Guras, en concordancia con los versos disparatados y lejos de representaciones realistas, forma un ensamble muy bueno. Una puesta fiel al espíritu lúdico del texto dramático de María Elena.
Cuando todos se acomodan en sus asientos, se apagan las luces de la sala y los músicos entran de a uno y, como disponiéndose a jugar, saludan y se van ubicando en ronda. En todo sentido, la puesta entera es una invitación a jugar.
“Doña Disparate y Bambuco” se presentará en el Teatro de la Biblioteca Mariño los sábados 1, 8 y 15 de julio a las 17:00. La entrada general tendrá un valor de $100 (menores de 3 años también la disfrutan, pero sin cargo). Magia en escena para toda la familia.