octubre 26, 2020

San Martín camina por la cornisa

Con el goleo del uruguayo Barrera (23 puntos) y la “doble-doble” figura de su capitán Diego Romero (15+10 rebotes), Gimnasia ganó 65-60 en Comodoro Rivadavia y quedó 2-1 arriba en la serie. El “rojinegro” está obligado a ganar mañana para no quedar eliminado.

San Mar­tín tu­vo una pro­duc­ción que fue de ma­yor a me­nor y per­dió ano­che con Gim­na­sia, que se hi­zo fuer­te en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via y con la vic­to­ria 65-­60 que­dó a un pa­so de cla­si­fi­car a las se­mi­fi­na­les de la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol.

Al con­jun­to “ro­ji­ne­gro”, que es­tá 1-­2 aba­jo en la se­rie, só­lo le ser­vi­rá ma­ña­na el triun­fo pa­ra for­zar un quin­to jue­go, de de­sem­pa­te, que se­ría el do­min­go en Co­rrien­tes.
De lo con­tra­rio, se des­pe­di­rá de la tem­po­ra­da ha­bien­do si­do el Nº2 de la eta­pa re­gu­lar (Gim­na­sia fue 7º en la ge­ne­ral).
Pa­ra el elen­co pa­ta­gó­ni­co fue vi­tal la ta­rea en ofen­si­va del ba­se uru­gua­yo Gus­ta­vo Ba­rre­ra, quien se lu­ció con 23 pun­tos (8/14 en ti­ros de can­cha al ca­bo de 37:44 mi­nu­tos).
En tan­to, el ca­pi­tán “mens sa­na” Die­go Ro­me­ro fue de­ter­mi­nan­te con su ta­rea en la pin­tu­ra, ya que su­mó 15 tan­tos y re­co­gió 10 re­bo­tes.
Por el la­do de San Mar­tín, el más des­ta­ca­do en ata­que fue Lu­cas Fag­gia­no, au­tor de 14 uni­da­des. Mien­tras que el otro que lle­gó al do­ble dí­gi­to fue Je­re­miah Wo­od (10).
Cla­ro que le­jos de los gua­ris­mos que le per­mi­tie­ron al “ro­ji­ne­gro” ser uno de los me­jo­res equi­pos de la eta­pa re­gu­lar. La­men­ta­ble­men­te San Mar­tín no al­can­zó a des­ple­gar en los pla­yoffs su me­jor ver­sión. De he­cho, vie­ne de un cru­ce an­gus­tian­te fren­te a Bo­ca Ju­niors, al que de­rro­tó re­cién en quin­to match en el “for­tín”.
Ano­che pa­re­cía que los di­ri­gi­dos por Se­bas­tián Gon­zá­lez es­ta­ban de­ci­di­dos a re­cu­pe­rar la ven­ta­ja de lo­ca­lí­a. Sin em­bar­go, aque­lla ven­ta­ja que lle­gó a ser de 14 pun­tos (14-­28) pro­me­dian­do el se­gun­do seg­men­to, se fue di­lu­yen­do por­que Gim­na­sia, aún con la ba­ja que su­frió de Ri­chard Jack­son en el pri­mer due­lo, ro­bus­te­ció su jue­go de­fen­si­vo y le tor­nó muy in­có­mo­do el de­sa­rro­llo a su ri­val, que no pu­do las­ti­mar de con­tra­gol­pe, su ar­ma pre­di­lec­ta en la cam­pa­ña.