septiembre 24, 2020

Pretenden recuperar el ateneo histórico José Manuel Estrada

La comunidad sueña con recuperar una institución que marcó una época en la zona del Paiubre. Hoy tiene sus puertas herméticamente cerradas a raíz de una diferencia vecinal y un grupo de exjugadores pretende que vuelvan a desarrollarse actividades deportivas allí.

En to­dos los pun­tos de nues­tra pro­vin­cia y del pa­ís sur­gen co­mo un pi­lar de con­ten­ción de chi­cos y jó­ve­nes los clu­bes don­de pue­dan prac­ti­car di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, ade­más de ser un am­bien­te en el que los in­te­gran­tes de la so­cie­dad se re­ú­nen cum­plien­do ac­ti­vi­da­des re­cre­a­ti­vas y so­cia­les. Esos clu­bes es­tán di­se­mi­na­dos en to­do el pa­ís cum­plien­do sus ob­je­ti­vos de que la ju­ven­tud, es­pe­cial­men­te, ten­ga pre­sen­te aque­llo de que en cuer­po sa­no, men­te sa­na y lo dis­fru­te ple­na­men­te.
En nues­tra pro­vin­cia, un en­tu­sias­ta gru­po de exa­lum­nos to­mó la de­ci­sión de re­cu­pe­rar las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas en el his­tó­ri­co Ate­neo Jo­sé Ma­nuel Es­tra­da en la ciu­dad de Mer­ce­des. La en­ti­dad des­de ha­ce va­rios años tie­ne ce­rra­das sus puer­tas por cul­pa de un con­flic­to ve­ci­nal, im­pi­dien­do a chi­cos, jó­ve­nes y adul­tos a con­cu­rrir allí a re­a­li­zar sus ac­ti­vi­da­des re­cre­a­ti­vas y de­por­ti­vas. Al­go que hoy es­tá en ca­mi­no de re­ver­tir­se me­dian­te la ini­cia­ti­va que cuen­ta con el be­ne­plá­ci­to de la co­mu­ni­dad mer­ce­de­ña.
El Ate­neo Jo­sé Ma­nuel Es­tra­da na­ció el 12 de agos­to de 1950 y ac­tual­men­te sus puer­tas per­ma­ne­cen ce­rra­das por un con­flic­to ve­ci­nal. En con­se­cuen­cia, vía red so­cial, al­gu­nos ex ju­ga­do­res y miem­bros del club, quie­ren re­cu­pe­rar el edi­fi­cio y con­ti­nuar con las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y re­cre­a­ti­vas pa­ra los chi­cos, que die­ron vi­da al club.
En es­te sen­ti­do hay que in­di­car que des­de ha­ce unos años, el Club Es­tra­da, per­ma­ne­ce con sus puer­tas ce­rra­das an­te la ne­ga­ti­va de un ex cui­da­dor de per­mi­tir la uti­li­za­ción de las ins­ta­la­cio­nes. An­te ello, las ac­cio­nes de­por­ti­vas y re­cre­a­ti­vas, es­tá pa­ra­li­za­da, lo que per­ju­di­ca a los chi­cos y ado­les­cen­tes que asis­tí­an a las ins­ta­la­cio­nes y die­ron vi­da al club du­ran­te ca­si 70 años.
El Club Es­tra­da de Mer­ce­des na­ció el 12 de agos­to de 1950, con el apor­te de la co­mu­ni­dad que ayu­dó a le­van­tar­lo apor­tan­do fon­dos y re­cur­sos hu­ma­nos, pa­ra que la ju­ven­tud pu­die­ra ac­ce­der al es­par­ci­mien­to y la re­cre­a­ción.
Así es que mu­chos chi­cos no so­lo se de­di­ca­ron a la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, prin­ci­pal­men­te bás­quet, si­no que gra­cias a ella pu­die­ron co­no­cer dis­tin­tos pun­tos del pa­ís y for­jar la­zos de amis­tad y com­pro­mi­so con el club y sus sim­pa­ti­zan­tes. El ca­ri­ño que la ins­ti­tu­ción in­cul­có a sus miem­bros, ha­cen que hoy se­an es­tos los que no se re­sig­nen a per­der al Jo­sé Ma­nuel Es­tra­da. Des­de ha­ce unos años, un cui­da­dor que es­ta­ba allí en tiem­pos en que el club es­ta­ba ce­rra­do, se ins­ta­ló jun­to a su fa­mi­lia y se ne­gó a que el club pue­da ser usa­do.
Es­ta si­tua­ción con­ti­nú­a, por lo que los sim­pa­ti­zan­tes del Es­tra­da, ini­cia­ron una cam­pa­ña por Ins­ta­gram, en el que se pue­den ver fo­tos apor­ta­das por ex ju­ga­do­res y miem­bros. Via­jes, tro­fe­os ga­na­dos y so­bre to­do ale­gría de los chi­cos y jó­ve­nes, es lo que se pue­de apre­ciar en las imá­ge­nes.
An­te la si­tua­ción, se pi­de que en to­do ca­so la per­so­na que se en­cuen­tra allí sea lle­va­da a otro la­do, pa­ra re­to­mar las ac­ti­vi­da­des ins­ti­tu­cio­na­les, que más allá del de­por­te tie­nen un rol so­cial su­ma­men­te im­por­tan­te en la co­mu­ni­dad.
Así es que es­tá a la ex­pec­ta­ti­va, de que al­gu­na vez, la al­ga­ra­bía vuel­va a los rin­co­nes del club Es­tra­da. No se tra­ta de “per­ju­di­car a la per­so­na y miem­bros de su fa­mi­lia que hoy es­tán apos­ta­do en las ins­ta­la­cio­nes, si­no de re­co­brar un club his­tó­ri­co y vol­ver a dar­le una vi­da so­cial y de­por­ti­va que hoy la co­mu­ni­dad es­tá im­pe­di­do de uti­li­zar, frus­tran­do a mu­chos chi­cos y jó­ve­nes, tam­bién adul­tos, ¿por qué no?”.
Es pro­ba­ble que en un día no le­ja­no el Ate­neo Jo­sé Ma­nuel Es­tra­da de Mer­ce­des, vuel­va a abrir sus puer­tas pa­ra que la co­mu­ni­dad del Paiu­bre dis­pon­ga de otro lu­gar de­por­ti­vas y par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des re­cre­a­ti­vas en un am­bien­te de ca­ma­ra­de­rí­a, pro­pi­cio pa­ra es­tre­char vín­cu­los en­tre los com­po­nen­tes de la co­mu­ni­dad.