septiembre 20, 2020

Preocupación en clubes correntinos

La situación económica que afectará a escala importante a las instituciones del medio, obligará a la creatividad de todos los actores. Habrá que apelar a la unidad de dirigentes. Días atrás Kordylas contaba la situación de Ferro, hoy Lorente nos cuenta la de Libertad.

El pla­ne­a­mien­to fu­tu­ro del fút­bol en la ciu­dad de Co­rrien­tes -­como la de cual­quier otra actividad-­no tie­ne cer­te­zas pues su fu­tu­ro in­me­dia­to de­pen­de­rá de al­gu­nos fac­to­res esen­cia­les, co­mo ser la fe­cha fe­ha­cien­te de la re­a­nu­da­ción de sus com­pe­ten­cias y la es­ti­ma­ción de los in­gre­sos a re­pre­su­pues­tar.
“El Covid-­19 y la cua­ren­te­na que nos to­ca vi­vir co­mo ex­pe­rien­cia, el fút­bol sa­be es­pe­rar”, nos di­jo Mi­guel An­gel Lo­ren­te, ac­tual pre­si­den­te del Club Li­ber­tad de la ca­pi­tal co­rren­ti­na, cuan­do lo con­sul­ta­mos so­bre el pre­sen­te que en­fren­ta el mun­do, y al mis­mo tiem­po có­mo ha­ce él pa­ra man­te­ner la es­truc­tu­ra que fun­cio­na en su ins­ti­tu­ción.
El club Li­ber­tad, uno de los clu­bes fun­da­do­res de la Li­ga Co­rren­ti­na de Fút­bol (en­ti­dad que en sep­tiem­bre cum­ple 100 años), es­tá en cua­ren­te­na co­mo to­dos los clu­bes de Co­rrien­tes y gran par­te del mun­do.
Lo­ren­te, pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción “de­ca­na” nos con­tó có­mo lle­van es­te pa­ra­te obli­ga­do.

-­ ¿Có­mo se vi­ve
es­te pre­sen­te?
-­ Son mo­men­tos crí­ti­cos, di­fí­ci­les por­que no se sa­be a cien­cia cier­ta a dón­de va a ter­mi­nar to­do es­to, en lo que res­pec­ta al club Li­ber­tad, el va­cío se sien­te y mu­cho, es­ta­mos acos­tum­bra­dos a te­ner to­do el tiem­po mo­vi­mien­to, ya des­de las sies­ta has­ta la no­che y se ex­tra­ña ver co­rrien­do a los chi­cos y a las chi­cas en los en­tre­na­mien­tos y los par­ti­dos, co­mo es sa­bi­do to­das las ca­te­go­rí­as en­tre­nan en el club.

-­ Tu club ¿es­tá ce­rra­do?
-­ Con res­pec­to a las ins­ta­la­cio­nes, los que es­ta­mos a car­go nos tur­na­mos pa­ra te­ner pre­sen­cia y aten­der las co­sas mí­ni­mas que se ne­ce­si­tan pa­ra que el club no cai­ga en un es­ta­do de aban­do­no o de­si­dia, te­ne­mos que ha­cer co­rrer el agua de los ino­do­ros pa­ra que no se se­quen las go­mas, las ca­ni­llas y las ca­ñe­rí­as; pren­der las lu­ces; cor­tar un po­co el pas­to en fin lo ne­ce­sa­rio y so­bre to­do ha­cer sa­ber que siem­pre hay al­guien con­tro­lan­do pa­ra que cuan­do al­gu­na vez co­mien­ce el club a fun­cio­nar, no se sien­ta el de­te­rio­ro del tiem­po trans­cu­rri­do.