septiembre 28, 2020

“No soy optimista con la vuelta de la Liga”

En una en­tre­vis­ta en UcU Ra­dio, el ac­tual pre­si­den­te de la CABB, Fa­bián Bo­rro, ana­li­zó la si­tua­ción de las tres má­xi­mas ca­te­go­rí­as de nues­tro bás­quet.

El ti­tu­lar de la en­ti­dad ma­dre del bás­quet­bol ca­pi­ta­li­no, co­mu­ni­có cuá­les fue­ron las cau­sas es­pe­cí­fi­cas por las que se de­ci­dió fre­nar la Li­ga Na­cio­nal y la Li­ga Ar­gen­ti­na, de la mis­ma ma­ne­ra que ex­pli­có cuál es la si­tua­ción con la ter­ce­ra ca­te­go­ría an­tes de que sa­lie­ra la co­mu­ni­ca­ción de la sus­pen­sión del Tor­neo Fe­de­ral.
Es­ta­mos, des­de el miér­co­les con es­te te­ma, cuan­do se for­mó el co­mi­té de cri­sis y a par­tir de ahí, si­guien­do mi­nu­to a mi­nu­to lo que su­ce­de y cuá­les son las de­ci­sio­nes a to­mar.

Acá se mez­cla to­do. Uno es­cu­cha la pa­la­bra “pan­de­mia” y pien­sa que es­to va cau­sar mu­chas muer­tes. Se ha cre­a­do una si­tua­ción de alar­ma ge­ne­ral, y an­te eso es di­fí­cil to­mar de­ci­sio­nes ra­cio­na­les, co­mo las que tra­ta­mos de ir im­ple­men­tan­do, al mis­mo tiem­po que va­mos cum­plien­do con lo que im­po­nen los Mi­nis­te­rios.
Los ca­sos son di­fe­ren­tes. No hay nin­gu­na pro­hi­bi­ción de ju­gar a puer­tas ce­rra­das. Lo que es­tá pro­hi­bi­do son even­tos de más de 200 per­so­nas. Se pue­de prac­ti­car de­por­te a ni­vel pro­fe­sio­nal o ama­teur te­nien­do las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias, tal co­mo lo di­jo el pre­si­den­te en Con­fe­ren­cia de Pren­sa. ¿Qué ocu­rre en la Li­ga Na­cio­nal? Hay dos ex­tran­je­ros que es­ta­ban en si­tua­ción de ha­ber lle­ga­do (al pa­ís) a los 5 y 8 dí­as del de­cre­to pre­si­den­cial que in­di­ca­ba que de­bí­an re­a­li­zar ais­la­mien­to. En­ton­ces, Die­go Grip­po re­a­li­zó la con­sul­ta a la se­cre­ta­ría de De­por­te. A la no­che, se re­sol­vió neu­tra­li­zar la li­ga.
En el ca­so de la Li­ga Ar­gen­ti­na, hay dos lu­ga­res que tie­nen de­cre­to mu­ni­ci­pal de ce­rrar los clu­bes. Al exis­tir es­tas si­tua­cio­nes que des­na­tu­ra­li­zan la com­pe­ten­cia, se de­ci­dió fre­nar.