agosto 5, 2020

Marcelo Herrera hizo realidad el sueño de jugar en primera

Tantos chicos se ilusionan con jugar alguna vez en el fútbol grande y él anoche, en el nuevo “gasómetro” jugó en el equipo “Santo” que por la Superliga le ganó (3-2) a Patronato. El pibe tiene 19 años y el futuro por delante. De él dependerá que se consolide en el tiempo.

Con 19 años, el jo­ven de­fen­sor co­rren­ti­no Mar­ce­lo An­drés He­rre­ra de­bu­tó ofi­cial­men­te ano­che en la pri­me­ra di­vi­sión de San Lo­ren­zo y na­da me­nos que con un triun­fo. Le ga­na­ron a Pa­tro­na­to de Pa­ra­ná 3 a 2 en un par­ti­do de la 6ª fe­cha de la Su­per­li­ga ju­ga­do en el “Nue­vo Ga­só­me­tro”. Tam­bién se alis­tó en el equi­po “San­to” el jo­ven ar­que­ro Jo­sé De­vec­chi (23 años), na­ci­do en Co­rrien­tes (Ca­pi­tal), quien ya ha­bía ten­di­do su pre­sen­ta­ción en la pri­me­ra en an­te­rior otros tor­ne­os.

Pa­ra ver la pre­sen­ta­ción de su hi­jo en la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol ar­gen­ti­no, se tras­la­da­ron a Bue­nos Ai­res sus pa­dres, el ac­tual de­fen­sor de Cam­bá Cuá, Hu­go He­rre­ra, y sus pa­dres Mar­ce­lo He­rre­ra y An­drea Ba­rrios, quie­nes via­ja­ron ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­tar acom­pa­ñan­do a su hi­jo, que hi­zo re­a­li­dad el sue­ño de ju­gar en pri­me­ra. Al­go que mu­chos pi­bes de nues­tro me­dio an­he­lan y que em­pie­za a cris­ta­li­zar­se. Lle­gó a San Lo­ren­zo de la ma­no de Rudy Cha­mo­rro, quien lo res­pal­dó des­de el 2015 y ano­che tam­bién él dis­fru­tó del de­but del jo­ven va­lor co­rren­ti­no.
En un bre­ve diá­lo­go con Hu­go Mar­ce­lo He­rre­ra, su pa­dre, nos di­jo “es­toy vi­vien­do una emo­ción es­pe­cial, vos sa­bés co­mo ju­ga­dor de fút­bol lo que sig­ni­fi­ca que un hi­jo lle­gue a ju­gar en la pri­me­ra di­vi­sión del fút­bol ar­gen­ti­no. Es una sen­sa­ción úni­ca. Lo ví ju­gar emo­cio­na­do. La ver­dad, es­toy muy or­gu­llo­so por­que em­pie­za a co­se­char los fru­tos del es­fuer­zo. No es fá­cil pa­ra él es­tar le­jos de la fa­mi­lia, pe­ro me di­jo que va a se­guir pa­ra ade­lan­te. Es­to es al­go que no se pue­de des­cri­bir con pa­la­bras, me to­ca muy aden­tro”.
Ló­gi­ca­men­te, tam­bién dio su pun­to de vis­ta so­bre el de­but de Mar­ce­lo An­drés: “Lo ví bien pro­yec­tán­do­se y me­tien­do al­gu­nos cen­tros, aun­que en el gol lo an­ti­ci­pa­ron de ca­be­za. Es al­go que de­be em­pe­zar a co­rre­gir, siem­pre tie­ne que ir en bus­ca de la pe­lo­ta an­tes que lle­gue el de­lan­te­ro. Pe­ro en lí­ne­as ge­ne­ra­les creo que cum­plió. Es el pri­mer par­ti­do y aho­ra de­pen­de de él co­mo le va­ya en el fu­tu­ro. No­so­tros le acon­se­ja­mos que se es­me­re siem­pre, que tra­te de ser un buen pro­fe­sio­nal. Hoy dio un pri­mer pa­so, muy im­por­tan­te por cier­to, pe­ro es­to re­cién em­pie­za y aho­ra vie­ne lo más bra­vo”.
Hu­go fue ex­clu­si­va­men­te pa­ra ver en ac­ción a su hi­jo y aho­ra de­be re­gre­sar a nues­tra ciu­dad. “Creo que ma­ña­na va a en­tre­nar y des­pués ten­drá el día li­bre, ahí nos va­mos a jun­tar con mi se­ño­ra, Rudy (Cha­mo­rro) a co­mer unas ham­bur­gue­sas aun­que se­a. Yo avi­sé al téc­ni­co de Cam­bá Cuá que no iba a ju­gar por­que ve­nía acá, pe­ro des­pués de reu­nir­me y com­par­tir con Mar­ce­lo ten­go que vol­ver a Co­rrien­tes a tra­ba­jar”.
Tam­bién su abue­la por par­te de su ma­dre se su­mó a la sa­tis­fac­ción “es­ta­mos con­ten­tos, Mar­ce­lo es un chi­co muy hu­mil­de, jue­ga lim­pio y so­bre to­do es una bue­na per­so­na. To­da la fa­mi­lia es­tu­vi­mos mi­ran­do el par­ti­do por te­le­vi­sión. La ver­dad lo ex­tra­ña­mos mu­cho, pe­ro él des­de los 3 años ya em­pe­zó a ju­gar a la pe­lo­ta y aho­ra cuan­do pue­de va y vie­ne a vi­si­tar­nos”.
Ca­be con­sig­nar que Mar­ce­lo An­drés He­rre­ra co­men­zó en Tex­til Man­di­yú, pa­só por Bo­ca Uni­dos y Ri­va­da­via, y ano­che tu­vo el de­but so­ña­do, ju­gar en el fút­bol pro­fe­sio­nal en San Lo­ren­zo de Al­ma­gro. El jo­ven de­fen­sor fir­mó es­te año su con­tra­to pro­fe­sio­nal con San Lo­ren­zo y ya ve­nía ju­gan­do en la re­ser­va; el dia­rio de­por­ti­vo Ole lo ca­li­fi­có con 5,50 y opi­nó so­bre él va­lor co­rren­ti­no, “fir­me en la mar­ca en los pri­me­ros mi­nu­tos, pe­ro se di­lu­yó rá­pi­do. En el gol le ga­nó Car­ba­jal en el áre­a”; en tan­to que so­bre el otro jo­ven oriun­do de nues­tro me­dio, Jo­sé De­vec­chi di­jo “se lo vio es­tá­ti­co en am­bos go­les, en el se­gun­do du­dó en sa­lir a cor­tar”.
Ano­che el “Pam­pa” Clau­dio Biag­gio le dio la opor­tu­ni­dad de ju­gar en pri­me­ra in­te­gran­do el equi­po y el pi­be co­rren­ti­no no de­frau­dó. Al co­mien­zo se lo no­tó an­sio­so, pe­ro a me­di­da que pa­sa­ban los mi­nu­tos se fue asen­tan­do y ter­mi­nó re­don­de­an­do una co­rrec­ta pre­sen­ta­ción. Aho­ra de­pen­de­rá de él has­ta dón­de pue­de lle­gar y de­be te­ner en cuen­ta que no es tan di­fí­cil, que man­te­ner­se en el tiem­po arri­ba. Por suer­te tie­ne a su pa­dre, tam­bién ac­tual de­fen­sor del equi­po de Cam­bá Cuá pa­ra orien­tar­lo pa­ra que tran­si­te el ca­mi­no ade­cua­do en el fút­bol y en la vi­da.