abril 3, 2020

Japón afronta la postergación inevitable

El primer ministro del país asiático reconoció que la modificación de la fecha inicial de los Juegos Olímpicos es una realidad ante el panorama crítico por la pandemia mundial.

El pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón, Shin­zo Abe, asu­mió ayer que la pos­ter­ga­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, pre­vis­tos en­tre ju­lio y agos­to de es­te año, “po­dría vol­ver­se ine­vi­ta­ble” por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus que pa­ra­li­za al mun­do.
El lí­der po­lí­ti­co ad­mi­tió esa po­si­bi­li­dad es­te lu­nes an­te el Par­la­men­to de su pa­ís, un día des­pués de que el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal fi­ja­ra un pla­zo de cua­tro se­ma­nas pa­ra de­ci­dir el fu­tu­ro de la com­pe­ten­cia y ad­mi­tie­ra, por pri­me­ra vez, que la sus­pen­sión es un es­ce­na­rio pro­ba­ble.
En sin­to­nía con ese or­ga­nis­mo, el pri­mer mi­nis­tro ni­pón des­car­tó la can­ce­la­ción de­fi­ni­ti­va de To­kio 2020, que de mo­men­to man­tie­ne su pro­gra­ma­ción ofi­cial del 24 de ju­lio al 9 de agos­to.
La pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus, de acuer­do con ci­fras ofi­cia­les, lle­va co­bra­das más de 15 mil vi­das so­bre 360.000 per­so­nas in­fec­ta­das en 194 pa­í­ses.

Ca­na­dá es el
pri­mer pa­ís en
ba­jar­se de los jue­gos
La re­pre­sen­ta­ción de Ca­na­dá no to­ma­rá par­te en los Jue­gos Olím­pi­cos ni los Pa­ra­lím­pi­cos de To­kio 2020, se­gún lo anun­cia­do ayer en for­ma con­jun­ta por los co­mi­tés Olím­pi­co (COC) y Pa­ra­lím­pi­co (CPC) de ese pa­ís nor­te­a­me­ri­ca­no.
La de­ci­sión adop­ta­da por los ca­na­dien­ses se pro­du­ce des­pués de que to­dos los or­ga­nis­mos de­por­ti­vos in­ter­na­cio­na­les de­ci­die­ron sus­pen­der las ac­ti­vi­da­des por tiem­po in­de­ter­mi­na­do a ra­íz de la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Am­bos co­mi­tés agre­ga­ron en el mis­mo tex­to que re­co­no­cen la pro­ble­má­ti­ca que im­pli­ca re­pro­gra­mar los Jue­gos Olím­pi­cos, pe­ro ase­gu­ran que “na­da es más im­por­tan­te que la sa­lud y la se­gu­ri­dad de los atle­tas y la co­mu­ni­dad mun­dial”.