septiembre 21, 2020

Hizo todo bien pero faltó el gol

Mandiyú cayó anoche con Altos Hornos Zapla por 2 a 1. Lo más justo hubiera sido el empate pero volvió a fallar en la puntada final, allí donde su rival no perdonó. Cuevas y Robledo, los goles jujeños, y Blasco marcó el descuento. Ahora, espera por Sarmiento en la última.

Una más y van, pero de esas derrotas que dejan un sabor amargo porque Mandiyú hizo bien los deberes hasta tres cuartos de cancha, pero volvió a fallar en la definición, donde Altos Hornos Zapla no perdonó y las dos situaciones que tuvo convirtió. Se fue la decimoséptima fecha de la zona 4 del torneo Federal A, falta sólo una fecha para que caiga el telón de esta primera fase.
Se podría decir que Pablo Suárez armó su Mandiyú por nombres, con un esquema conservador. Dos líneas de cuatro bien marcadas y dos puntas, pero no por ello vino a ser un mero partenaire de Altos Hornos Zapla, sino que salió a jugarle de igual a igual, planteándole el golpe por golpe, el local exigió a Cristian Mazzón buscándolo por arriba, pero el arquero respondió bien, primero con los puños y luego cortando en lo alto. En contrapartida, Héctor Morales asociándose bien con Ariel Reinero también hicieron que el arquero Javier Colli tuviera un par de intervenciones, y en la más clara del equipo correntino en los primeros minutos, Alvaro Pavón desbordó por derecha y metió el centro que Reinero no le pudo dar bien al balón.
Mandiyú siguió buscando llegar con peligro al arco de enfrente y un centro de Manuel Barrios Alfonso encontró bien ubicado a Morales que sacó el cabezazo que se iba lejos de Colli, pero en el camino el balón terminó chocando contra la humanidad de Edelmiro Martinich.

Con el correr de los minutos el pressing de Mandiyú en la mitad de cancha, donde Barrios Alfonso, Ferreira y Pavón no le permitían a su rival tener espacios para jugar, entonces el partido se fue volcando hacia el campo de Zapla.
Se fue dando un partido de dientes apretados, donde no se regalaba un centímetro y cada pelota se jugaba como si fuese la última. Y dentro de ello era Mandiyú el que rédito sacaba, porque al pressing le sumaba juega, por izquierda con las apariciones de Gonzalo Ramírez con Pavón y por la derecha se proyectaba bien Barrios Alfonso, buscando siempre asociarse a Reinero, que de los puntas era quien más se movía por ese sector.
Con el transcurrir de los minutos lo de Zapla se fue limitando a remates de media distancia que Mazzón veía como se iban por un costado de su arco.
Pero indudablemente Zapla esperaba agazapado su momento para dar el golpe. A los 38 minutos, Rubén Robledo eludió la marca de Blasco y metió el centro al primer palo por donde apareció libre de marcas Walter Cuevas para de primera sacar un remate bajo y esquinado que dejó sin reacción a Mazzón.
Mandiyú había hecho mejor las cosas hasta entonces, pero como siempre, lo suyo se diluye en tres cuartos de cancha, porque si bien tenía más el balón que su rival y disponía de más espacio para jugar, prácticamente nunca pudo sacar un remate franco al arco defendido por Colli.
Se fueron los primeros 45 minutos y otra vez a Mandiyú le quedaba el saber que hizo bien las cosas hasta que en una fallo y terminó sacando de la mitad de cancha.

Para la segunda etapa, Pablo Suárez apuesta a darle más peso ofensivo a su equipo y saca a Alejandro Pajurek y manda a la cancha a Germán Mayenfisch, para que el talentoso volante se asocie a Morales y Reinero en el ataque, pasando a jugar con una línea de tres atrás porque Ramírez se mantuvo como carrilero por izquierda.
El partido no cambió la tónica que tuvo durante prácticamente toda la primera parte, Mandiyú con la pelota y el terreno, pero sus limitaciones ofensivas hacían que Colli no tuviera participación en el juego.
A los 9 minutos la historia se volvió a repetir, Zapla replegado y esperando su momento y lo tuvo cuando Néstor Aguirre metió un centro desde la derecha que encontró a Robledo libre de marcas por el sector izquierdo para meter de volea un zapatazo que se metió junto al segundo palo de Mazzón.
Parecía que la noche jujeña iba a ponerse más oscura para Mandiyú, que los dos goles abajo producirían un bajón en el rendimiento del equipo, sino por el contrario, con sus armas siguió buscando y encontró el descuento cuando se jugaban 14 minutos. Un centro de Mayenfisch casi al punto de penal le llegó a Blasco para que meta el frentazo abajo dejando desairado a Colli.
Y fue en busca del empate, lo tuvo Reinero y Colli tapó abajo su remate, luego fue Morales el que sacó un disparo que dio en Villagra y el balón que se perdió por sobre el horizontal.
Mandiyú fue y fue en busca de alcanzar algo que se merecía, el empate, porque hizo todos los méritos como para lograrlo, pero otra vez volvió a fallar en la puntada final, sino era porque sus delanteros no están finos a la hora de definir o bien porque a Juan Pablo Rodríguez le faltó un número más en su botín para desviar el centro de Tarabini que le llegó al defensor cuando estaba ante el arco.
Otra derrota que deja el sabor amargo de saber que hizo todo como para llevarse como mínimo un punto de esta incursión por suelo jujeño, pero nuevamente no pudo ser, volvió a fallar en las situaciones que tuvo, mientras su rival no perdonó en las dos que tuvo. Queda el consuelo de que se estuvo cerca, que tal vez no jugó un gran partido, pero dio todo en pos de algo más, ese algo más que muchas veces se le negó, como anoche
.