abril 3, 2020

Del Potro: “Tengo ganas de volver”

El tenista tandilense conversó con el basquetbolista Emanuel Ginóbili mediante redes sociales y confirmó que espera seguir en actividad cuando se reanude el circuito oficial.

Juan Mar­tín del Po­tro com­par­tió una char­la a tra­vés de Ins­ta­gram con el bas­quet­bo­lis­ta Ema­nuel Gi­nó­bi­li pa­ra dis­tra­er a los afi­cio­na­dos du­ran­te el pe­rí­o­do de con­fi­na­mien­to por la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria del COVID-­19. El te­nis­ta de Tan­dil man­dó un men­sa­je de com­pro­mi­so an­te los pro­to­co­los de cua­ren­te­na es­ta­ble­ci­dos, ofre­ció de­ta­lles del tra­ba­jo de re­ha­bi­li­ta­ción que re­a­li­za en Ar­gen­ti­na y re­la­tó al­gu­nas anéc­do­tas in­te­re­san­tes so­bre su ca­rre­ra.
Des­pués de so­me­ter­se a una se­gun­da ope­ra­ción en su ro­di­lla de­re­cha en ene­ro, y tras pa­sar dos me­ses ha­cien­do re­ha­bi­li­ta­ción en Flo­ri­da, Juan Mar­tín re­gre­só ha­ce ape­nas unos dí­as a su tie­rra na­tal. En Ar­gen­ti­na si­gue ha­cien­do el tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción, man­tie­ne un pro­ce­so de cua­ren­te­na al ha­ber in­gre­sa­do al pa­ís re­cien­te­men­te y se em­pa­pa de la si­tua­ción lo­cal con un com­pro­mi­so ab­so­lu­to.
“Duer­mo po­co ge­ne­ral­men­te‘ re­co­no­ció Juan Mar­tín. ‘Es­tos dí­as me emo­cio­nó un ví­deo de un ne­ni­to, que le man­da­ba un au­dio a su abue­lo di­cién­do­le que lo ex­tra­ña­ba mu­cho y que cuan­do pa­se el co­ro­na­vi­rus lo iba a ir a vi­si­tar. El abue­lo le de­cía que tam­bién lo ama­ba y que hay que te­ner pa­cien­cia. Yo sen­tí­a, des­de mi lu­gar, que cuan­to an­tes pue­da ver ese ni­ño a su abue­lo mu­cho me­jor. Cuan­to más res­pe­te­mos las nor­mas an­tes voy a po­der ir a Tan­dil a ver a mis vie­jos. To­dos en ca­sa po­dre­mos ha­cer las ac­ti­vi­da­des. Los doc­to­res y en­fer­me­nos po­drán ir a des­can­sar. Ellos es­tán po­nien­do en ries­go sus vi­das cons­tan­te­men­te”.
En una char­la de te­mas di­ver­sos, Del Po­tro se con­fe­só an­te Gi­nó­bi­li so­bre los mo­men­tos de su ca­rre­ra que le de­man­da­ron más cal­ma y per­se­ve­ran­cia. “A lo lar­go de mi ca­rre­ra las le­sio­nes fue­ron los par­ti­dos más di­fí­ci­les que tu­ve que ju­gar. Me vol­vió a pa­sar la frac­tu­ra de la ro­di­lla cuan­do es­ta­ba 3 del mun­do y pen­sa­ba que iba por Djo­ko­vic y Ra­fa. Es­tá cla­ro que no re­cu­pe­rar­me me fre­na”, ex­pli­có el me­da­llis­ta olím­pi­co.
”A­ho­ra ten­go ga­nas de se­guir ju­gan­do, ten­go ga­nas de vol­ver a com­pe­tir. Pe­ro tam­bién es ver­dad que me es­tá cos­tan­do mu­cho por los pro­ble­mas de la ro­di­lla. Me ope­ré dos ve­ces, es­toy en la re­cu­pe­ra­ción de la se­gun­da ci­ru­gí­a. Los mé­di­cos son op­ti­mis­tas y di­cen que voy a an­dar bien. Pe­ro cuan­do el día a día y la re­a­li­dad no res­pon­den a lo que ellos pla­ni­fi­can, es gran­de la can­ti­dad de pen­sa­mien­tos que cru­zan por la ca­be­za. Se ha­ce un po­co com­pli­ca­do”.