octubre 20, 2020

Boca Unidos volvió a la victoria frente a Patronato

El Aurirrojo correntino se impuso como visitante por 3 a 2 con dos penales convertidos por Martín Fabro y un golazo de Mariano Miño. Después de la importante ventaja, sufrió la embestida del elenco local, que descontó y estuvo a tiro del empate.

Boca Unidos sacó pecho en Posadas, ganándole en un partidazo a Crucero del Norte 3 a 2, en un duelo “clave” entre rivales directos, que por sus pésimas campañas en el presente campeonato de la Primera B Nacional, se fueron complicando con los promedios para el descenso.

El partido, por la fecha 40 del torneo de la Primera B Nacional, fue intenso. El Aurirrojo llegó a estar arriba con una ventaja de 3 a 0 al inicio del segundo tiempo, pero el Colectivero descontó promediando el complemento, y los últimos minutos se jugaron en campo del correntino, que aguantó el resultado como pudo.
Con más altos que bajos, un buen primer tiempo terminó redondeando el equipo dirigido por Christian Bassedas. Con una defensa bien despierta, concentrada, capeó los primeros minutos, cuando el Colectivero buscó hacer pesar la localía y aprovechar el déficit que venía mostrando el Aurirrojo en el inicio de cada juego.

Enseguida, la visita le tomó la mano al partido. En una gran combinación ofensiva, Núñez se la bajó de cabeza a Miño, que ingresó por el callejón del nueve para definir. Sin embargo, el “10” pifió el remate desde inmejorable posición, sólo frente a Arce, perdiéndose el Aurirrojo la apertura del marcador.
Siguió mejor Boca Unidos, que presionó con criterio la salida de Crucero, recuperando rápidamente la pelota. En una de esas acciones, Miranda le robó la pelota a Sotelo, metiendo un centro que fue rechazado por la defensa, quedándole el balón a Fabro, quien como venía disparó de derecha, saliendo el envío desviado.
Tras cartón, Miño lanzó un tiro de esquina que Morales, entrando a la carrera, impactó de lleno con la suela de su pierna derecha, estrellándose la pelota en el travesaño.

Promediando la etapa, Crucero del Norte logró equilibrar el trámite, peleando la disputa del balón en la mitad de cancha y buscando casi siempre desequilibrar por la derecha, con las proyecciones de Pérez, el adelantamiento de Molinas y la peligrosidad que siempre representó Dujaut. Un remate cruzado de este último ingresando al área fue tapado por Ojeda, dando rebote, y del otro lado Vera no le pudo entrar de lleno al balón, volviendo el arquero sobre sus pasos para abortar el peligro.
Cuando el local se insinuaba mejor, llegó un tiro libre para Boca Unidos. Castro lo agarró a Ríos en el área y el árbitro no dudó en cobrar el penal, que Fabro cambió por gol, yéndose la primera mitad con el triunfo parcial Aurirrojo.

En el inicio del segundo tiempo el que golpeó primero, y dos veces fue Boca Unidos. En una contra, Núñez escapó por derecha y lanzó un centro medido para Miño, que con un zurdazo tremendo venció la resistencia de Arce.

Todavía no se acallaban los comentarios sobre el golazo de Miño, que Fabro se llevó una pelota en el área y fue derribado desde atrás por Domínguez. Giménez volvió a sancionar la pena máxima, que otra vez el ex Independiente y Brown de Adrogué cobró para establecer una diferencia impensada de 3 a 0.
La etapa no daba respiro. El ingresado Fernández desbordó por la izquierda y echó un centro que permitió el anticipo de cabeza de Ostrowski, que de pique al suelo, metió la pelota contra el vertical izquierdo de Ojeda.
El descuento entusiasmó al dueño de casa y reverdeció los viejos fantasmas que sufre Boca Unidos. Luego de un centro desde la izquierda, hubo un rechazo y posterior pifia que favoreció a Perussato, que con disparo cruzado alimentó las chances del local.
La cancha se inclinó definitivamente hacia el arco de Ojeda, aunque en su afán de buscar el empate, Crucero se desprotegió atrás y le sirvió en bandeja la contra a Boca Unidos para definir el pleito. Miño se lo perdió cara a cara con Arce, levantando el disparo por arriba del travesaño, y después fue el arquero que volvió a salvar ante Núñez.

Del otro lado, Baroni -de gran partido- le dio respiro a Boca Unidos sacando sobre la línea un remate desde la medialuna, tras mala salida de Ojeda, y luego el que se la “comió” fue Lerchner.
Pidiendo la hora, Boca Unidos ganó en Misiones su primer partido del historial ante Crucero del Norte, un rival directo. Es de esperar que pueda ser el despegue del Aurirrojo, al menos para que pueda terminar las fechas que restan del campeonato con otra cara.