julio 31, 2021

Declara Gils Carbó por la compra irregular de un edificio

La procuradora fue citada por el juez Ercolini para explicar los detalles de la compra de un inmueble por más de $ 43 millones; apuntará contra el intermediario por una “comisión indebida”

La procuradora Alejandra Gils Carbó declara ante el juez Julián Ercolini como acusada de participar en una maniobra ilícita en la compra de un inmueble para el Ministerio Púbico Fiscal por más de 43 millones de pesos.

La jefa de los fiscales presentará un escrito y responderá las preguntas del juez, anticiparon fuentes judiciales. El escrito de 113 páginas  condensa la defensa de la funcionaria, que intentará formalmente desvincularse del cobro de una millonaria comisión por parte de un funcionario de la Procuración.

Gils Carbó sostiene que no cobró ni se benefició con la operación inmobiliaria que culminó con la compra de un edificio en la calle Perón 667. Su defensa señaló en particular a Guillermo Bellingi y Juan Carlos Thill, y remarcaron que este último cobró una “comisión indebida”.

La defensa de la fiscal será que Bellingi, el funcionario implicado, “defraudó la confianza” de Gils Carbó, y que ninguna autoridad del organismo conocía el vínculo con Thill.

La compra por el edificio de Perón 667, donde Gils Carbó tiene su oficina, se realizó mediante la inmobiliaria Jaureguiberry y Asociados, y actuó de intermediario Thill, al que se le pagó unos $ 3 millones de comisión, y que es hermano del número dos del área de contrataciones, un funcionario de la Procuración General de la Nación, Bellingi.

La firma vendedora del edificio -Arfinsa, de la familia Bemberg- pagó $ 8 millones a la inmobiliaria Jaureguiberry en concepto de comisión y ésta, a su vez, una subcomisión de $ 3 millones a Thill.

La sospecha de la Justicia es que la licitación por la que se compró el edificio de la calle Perón 667 estaba digitada antes de ser pública, para que se beneficiaran los que iban a cobrar la comisión. De hecho, el contrato entre la inmobiliaria y el broker se hizo el 4 de marzo de 2013, y la licitación para la compra se publicó el 6 de marzo de 2013.

Mediante la resolución administrativa 317/2013, Gils Carbó convocó a la licitación. Hubo cinco ofertas, pero ganó la de Jaureguiberry y Thill. Arfinsa cobró del Estado y pagó $ 7,7 millones de comisión.

Gils Garbó aparece al final de la operación y en la Procuración sostienen que fue víctima de un empleado infiel