julio 14, 2020

Después de la lluvia, las comparsas salieron a escena a contar su historia

Con el festejo de sus 60 años, la propuesta artística de Copacabana no estuvo a la altura de las otras comparsas, mientras que Arandú Beleza pudo sostener el nivel de la propuesta presentada el domingo, en el primer show. Ara Berá, por su parte, parece estar dispuesta a terminar de romper con las estructuras.

Luego de la suspensión por lluvia del segundo show de comparsas, los carnavales correntinos cumplieron el jueves con el espectáculo y esta vez las protagonistas fueron Copacabana, Arandú Beleza y Ara Berá. La primera estrenaba show, mientras que las otras dos ya se habían presentado el domingo en el mismo escenario. Con la historia de sus 60 años, la propuesta artística de “La esplendorosa” no estuvo a la altura de sus pares, mientras que “La verde y blanca” pudo sostener (y hasta superar) el nivel del espectáculo del domingo pasado; la comparsa del Rayo, en tanto, parece estar dispuesta a terminar de romper con sus estructuras.
En febrero Corrientes respira carnaval y no solamente los fines de semana, dado que de lunes a viernes hay propuestas como los corsos barriales (gratuitos) y también los shows de comparsas. Estos últimos son parte de la competencia oficial y tienen por finalidad que las cuatro comparsas grandes teatralicen el tema que presentan en la avenida. Para ello cuentan con 80 minutos, más 10 de show de baterías.
Hasta el año pasado el jurado puntuaba comparativamente en una misma velada las propuestas de las cuatro grandes del carnaval y el espectáculo se extendía hasta entrada la madrugada. Frente a esta situación, se resolvió aplicar una modificación y desde ahora, por noche compiten solamente tres comparsas, de manera que una siempre queda afuera. 
En el primer show la que estuvo ausente fue Copacabana y en el segundo la que no estuvo fue Sapucay.
El segundo show estaba previsto para el miércoles a las 21, pero minutos antes de esa hora un temporal de viento y lluvia azotó a la capital correntina e impidió la realización del espectáculo. Por el aguacero, los trajes de los comparseros de Copacabana -que ya estaban en el predio- sufrieron algunos daños materiales.
El jueves, entonces, Copacabana tuvo la oportunidad de mostrar por primera vez su propuesta teatral y lo hizo en desigualdad de condiciones debido al inconveniente sufrido 24 horas antes. Pero más allá de eso hay que decir que la propuesta artística con la que “La esplendorosa” subió el mítico escenario Osvaldo Sosa Cordero no estuvo a la altura de la de sus pares. 

“La esplendorosa”
Copacabana es pionera de los carnavales correntinos y fue durante su primera etapa una de las grandes de la fiesta de Momo, pero hoy esta no es su realidad y eso quedó claro el jueves durante el show de comparsas, donde el espectáculo que presentó estuvo por debajo de la media de calidad, si se lo compara con las propuestas artísticas de las otras tres comparsas.
La intención de Copacabana fue hablar de sus 60 años de historia con un relato inspirado en la ciudad que la vio nacer y en los hechos históricos que marcaron la vida de esta comparsa. 
El resultado fue aburrido, poco ingenioso y opaco. “La esplendorosa” no supo utilizar los recursos tecnológicos e incluso desaprovechó su tiempo en escena dejando el escenario totalmente vacío mientras en la pantalla principal pasaban extensas entrevistas en las que referentes de la comparsa hablaban del crecimiento (económico y artístico) que este año se habría logrado, lo cual para nada  se condecía con el espectáculo que estaban mostrando.
Las pantallas fueron utilizadas sobre todo para proyectar fotos viejas, entrevistas y videos (entre ellos, un homenaje a los comparseros de Ara Berá fallecidos en el accidente del año 1978). Los grupos de baile tampoco fueron brillantes, al igual que su escuela de samba, que al no estar a la altura de las circunstancias, hizo que su bastonera no pudiera lucirse como en años anteriores.

“La verde y blanca”
Con el tema “Nadie duerma”, Arandú Beleza este año hace hincapié en la violencia de género a través de la teatralización de una historia china protagonizada por una princesa que tras ser víctima de abusos y violaciones (en la infancia), sometía a sus pretendientes a acertijos, y los mandaba a matar si estos no los resolvían, pero finalmente la joven vio la bondad en un hombre y el amor sanó su rencor.
Aunque es un relato trágico y violento, “La verde y blanca” logró hacerlo llevadero y el repertorio musical hasta logró transmitir paz, tal como pasó con las imágenes proyectadas en las pantallas gigantes.
Otro recurso muy interesante fue la inclusión de un grupo de varones haciendo artes marciales; también sumaron acróbatas, patinadores y dos dragones chinos.
La propuesta teatral de Arandú este año sin dudas es creativa, ingeniosa y atractiva, con un final que llega a las fibras emocionales más profundas. 

El Rayo
Con una puesta escénica de primera, Ara Berá decidió no hacer muchas modificaciones en su segundo show, donde respetó lo presentado en la velada inaugural. Lo único que hizo fue ajustar algunos detalles del relato, que tiene como protagonistas a las heroínas Emma y Titania, quienes intentan salvar a la Tierra y para ello recorren distintos planetas en busca de aire, agua, fuego y tierra.
“Universo Ara Berá” intenta concientizar sobre la importancia de cuidar los recursos naturales y al mismo tiempo parece dirigir el relato hacia un final especial que podría darse (o no) en el último show y que involucraría a Titania y Emma.
El espectáculo de la comparsa del Rayo es completo, tiene buena música, buenos efectos, es original (si se lo compara con el de las otras comparsas), es claro y también entretenido. 
Ayer al cierre de esta edición comenzaba en el Nolo Alías el tercer desfile puntuable, en tanto que esta noche nuevamente las comparsas y agrupaciones van a desfilar en el corsódromo capitalino.