noviembre 18, 2019

Brígido González cumplió 83 años

Dentro del chamamé, existen infinidades de casos sobre figuras que marcaron una época y también un estilo. Tal es el caso de Marcos Brígido González, excelente acordeonista que en los días pasados cumplió 83 años.  Hace ya más de 20 años que no realiza presentaciones artísticas al público, pero su nombre figura en reuniones, audiciones radiales, y es respetado por la mayoría de los intérpretes del acordeón.

Ante tantas fechas y versiones sobre su nacimiento lo cierto es que es un correntino de la primera hora nacido el 7 de octubre de 1936 en el paraje “Paso Martínez” dentro del  departamento de San Luis del Palmar. Proviene de una familia de músicos ya que su abuelo Anselmo Gómez y su padre Félix González ejecutaban el acordeón. Al igual que sus hermanos Teodoro y Roberto aprende a los secretos del instrumento pero de su familia serían acordeonistas profesionales, Roque Librado y el propio Brígido.

Comenzó en el mundo de la música a amenizar fiestas y reuniones familiares primero con la guitarra y luego con el acordeón, junto a su hermano Roque hasta que conoce a Santiago Verón y forma un trío musical. Los caminos del género lo llevan posteriormente a integrar el conjunto de “Chito” Morales y el de Eustaquio Miño.

Después de la desvinculación del dúo Verón-Palacios del conjunto de Tránsito Cocomarola pasa a formar parte de la agrupación. A partir del año 1962 graba para el sello CBS Columbia tres discos lps, acompañado primero por el  bandoneonista José Toté Esquivel , luego reemplazado por  Jorge Balmaceda , retirándose en 1964. En ése mismo periodo  es invitado a participar en una grabación para el conjunto de Vera-Lucero  para el sello Odeón compartiendo fila con Avelino Flores en bandoneón.

Se recuerda su interpretación del chamame por estos años con su acordeón roja de la firma Castel Filardo de un sonido inigualable. Brígido comenzaba a tener un peso propio marcando un estilo.  La ejecución en algunos casos muestra una verdadera lección del instrumento. Sus composiciones fueron  grabadas por varios colegas como Tilo Escobar, Tránsito Cocomarola, Los Hermanos Barrios, Verón-Palacios con los títulos “Puerta de León”, “Por Tu Cariño”, “Ensenadita”, “Chinita Linda”, por citar algunos.

La oportunidad de formar un binomio musical con el chaqueño Catalino Verón se da en el año 1973. Al año siguiente  junto al cantor Ireneo Ramírez y Alfredo Lallana en bandoneón graban el primer disco. Si bien el conjunto buscaba su identidad y el público los comenzaba a seguir Lallana se retira a los pocos meses y ocupa la plaza un gendarme retirado llamado Egidio Martínez. Formoseño de la localidad de Villa Escolar, encuentran en el bandoneonista una sincronización en los instrumentos con Brígido González y el conjunto entra en otra etapa de musicalización. Juntos registran tres discos más con los títulos “Tranquera de la Amistad”, “Grabando” y “Sobremesa Correntina”. El estilo que marcaba la agrupación quedó impregnado en un estilo muy difícil de igualar. De éstos años las obras que se registraron son inoxidables como el caso “Paraje Antequera”, “Regreso a Villa Ocampo” y “El Duende Picaflor” que al momento de ser estrenada se tuvo que interpretar cinco veces seguidas en un baile en la zona chaqueña de Villa Ángela.

Algunas fricciones suceden entre González y Verón, por lo que el binomio lamentablemente se separa. En 1976 Brígido González convence a los directores del sello TK que tenía un conjunto armado, y firma contrato  para registrar dos discos “A Chamamesear” y “Al Compás del Chamamé”. Para dicha grabacion se fue hasta el hotel “Sol Y Luna” del barrio de Constitución en Buenos Aires. Allí varios músicos preparaban una grabación con Carlitos Talavera, lo ayudan desinteresadamente y participan Roberto Galarza junto a su hijo Matías, Alfredo Alonso junto a sus hijas y el bandoneonista Ricardo Scófano. Ya para el segundo trabajo colaboran el bandoneonista Miguel Angel Benítez, y los guitarristas Jacinto “Toi” Lezcano y Yoyi Mendoza.

Brígido González por un periodo se radica en la localidad correntina de Bella Vista con presentaciones en distintos bailes de la zona.  En otra faceta de su trayectoria la realiza  con los Hermanos Vallejos, junto al bandoneonista Ramon Sosa grabando el disco “A Prenderse y a Bailar” ya en el año 1980 para el sello Music Hall. Un silencio musical se mantiene hasta que el público pide por la vuelta de “Brígido González-Catalino Verón”. El binomio se junta sólo para unas actuaciones y surge la posibilidad de una grabación, pese a la negativa de Ireneo Ramírez, el dúo con Catalino Verón lo realiza el cantor bellavistense Daniel  Sandoval. El productor del sello “El Zorzal” Alfredo García promueve  el nuevo disco, pero la cinta se pierde, sin ver la luz hasta el año 1986 bajo el título “Sonidos de Mi Infancia”, para ese lapso el binomio sufre otra separación.

Con el paso del tiempo  Brígido González se alejó de la música y de los escenarios. Posteriormente vivió en la ciudad de Resistencia, pero  actualmente vive Corrientes capital . Sólo toca el acordeón para Dios, ya que es ministro de la religión evangélica registrando algunos trabajos discográficos para la música cristiana. Su estado de salud se agravó hace unos meses pero mantiene su carácter ya que siempre fue jocoso y jovial entre sus amistades. En las emisoras con programas chamameceros todavía se escuchan las viejas grabaciones, lo que demuestra que ha dejado una huella difícil de borrar. En éstos últimos años se presentó a cada convención de “AADI” de los intérpretes musicales, allí aceptó gustoso dialogar sobre su pasado artístico, manteniendo una conducta con total respeto a sus interlocutores. 

Brígido Gónzalez ha firmado como autor de innumerables clásicos del chamamé  y también ha recibido la colaboración de artistas como Félix Vallejos, Simón de Jesús Palacios, Martín Barrios, Catalino Verón, Egidio Martínez, y Eustaquio Vera. Figuran en sus registros de Sadaic títulos como    “ Tranquera de la Amistad”, “A chamamesear”, “A Desparramarse”, “La Trescientos”, “Abel Solís”, “Flor de Oro”, “Calixto Aranda”, “Chelo Ojeda”, “Doctor Belcastro”, “Nunca Dice No”, “El Rutero de Pampa Almirón”, “Sobremesa Correntina”, “Villa García”, “El Machimbre” entre tantos otros.