septiembre 20, 2020

A 35 años de su primera presentación, Los Alonsitos festejan por televisión

El grupo chamamecero cumplió un nuevo aniversario el domingo pasado, pero la celebración será mañana durante un programa especial que se transmitirá a las 22 por Telemóvil 5 y también por las redes sociales del conjunto.

Un 3 de mayo de 1985 en el programa La Embajada de la Flor que se emitía por Radio LT7, Los Alonsitos tocaron por primera vez juntos y hace una semana cumplieron 35 años con la música. Los festejos se realizarán mañana desde las 22 y, debido al aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus, el concierto aniversario será transmitido a través de las redes sociales del grupo y por Telemóvil 5.
Durante la celebración que, por la pandemia de covid-19, no contará con público, los artistas recordarán estas más de tres décadas de esfuerzo, talento y mucho acompañamiento familiar.
Cuando Ariel Báez, Marco y Marcelo Roselli Majul comenzaron en el chamamé no era habitual ver a chicos vestidos de gauchos y cantando folclore, ser chamamecero estaba bastante lejos de ser considerado una estrella, y eran pocos los correntinos que lograban trascender a nivel nacional. Sin embargo, los tres niños iniciaron un nuevo movimiento, marcaron un estilo y dejaron su huella inaugurando una nueva forma de hacer y sentir la música del litoral.
Vale recordar que luego de su primera aparición, Los Alonsitos se inscribieron en el certamen “Interbarrios” y, tras ganar, fueron invitados a tocar en el pre festival que se realizó en la plaza Cabral ganándose un lugar para actuar en la primera Fiesta Nacional del Chamamé, que se desarrolló en el Club Juventus.
Durante sus primeros años en el chamamé, los niños sólo querían hacer música y divertirse. Los tres que se conocieron en una academia con ganas de aprender a tocar un instrumento jamás se imaginaron lo que iría a suceder con el paso de los años.
Ese juego se transformó en su carrera y forma de vida recorriendo escenarios y viajando por el país y el mundo. Formaron parte de una nueva camada nacional junto con La Sole, Los Nocheros, Los Tekis y otros artistas jóvenes que demostraron ser una bocanada de aire fresco para la música folclórica argentina.
Los Alonsitos se consagraron desde muy jóvenes en Cosquín, ganaron importantes premios y supieron trascender y hacer que el chamamé se escuchara tanto en el escenario como en boliches y fiestas familiares. De alguna manera ver a jóvenes cantando y pidiendo un sapucay alentó a que el chamamé se renovara y generara un público nuevo, como también nuevos artistas.
Además, desde hace ya algunos años, con sus tradicionales peñas, vienen generando un espacio más para disfrutar de los artistas locales e invitar a importantes figuras tanto del folclore como de distintos géneros, consolidándose en la grilla de festivales del país.
Sus carreras profesionales fueron de la mano de su compromiso y ganas de brindar un lugar a nuevos artistas, así como alguna vez muchos grandes lo hicieron con ellos.