octubre 18, 2021

Cerca de 20 okupas abandonaron el terreno tomado en el 17 de Agosto

Desde la querella aseguran que 21 personas declararon que ya no viven en el predio usurpado. Piden una nueva inspección de la Justicia y que en poco tiempo se concrete el desalojo. Habitantes de las tierras insisten en quedarse.

Pasaron más de dos meses de la toma del terreno de calle El Trébol en el barrio 17 de Agosto y se espera que en poco tiempo la Justicia tome una decisión respecto del litigio que se encuentra abierto por la denuncia realizada por el propietario del predio. Luego de finalizar la ronda de declaraciones la semana pasada, fueron finalmente 21 personas las que se presentaron a comparecer y otras 18 no acudieron al llamado.
Desde la querella comentaron ayer que se dio una renovación de las familias que habitan el predio, ya que muchas se fueron y dieron lugar al ingreso de otras que se asentaron allí, modificando relativamente la situación general del proceso legal. El abogado denunciante, Rubén Leiva, dijo al respecto a este matutino que “los okupas que se presentaron declararon que ya no viven en el terreno de mi defendido”.
De esta manera, la querella refuerza su argumento de que no se trata de una cuestión de necesidad habitacional sino más bien de una acción especulativa por parte de las personas que tomaron el terreno, buscando quedarse con las tierras en cuestión.
A partir de esta situación, el letrado indicó que los que dejaron de vivir allí seguramente serán sacados de la causa pero deben tener una idea real de los nuevos ocupantes. “Pedimos una nueva inspección en el lugar para definir cuántos y quiénes son los que se quedaron y los nuevos que se sumaron”, expresó Leiva en este sentido.
Por su parte, el anterior delegado de los okupas es uno de los que abandonó el terreno, por lo que tienen un nuevo representante, aunque de manera informal. Esta persona comentó ayer que “no nos vamos a ir de acá porque no tenemos dónde vivir”. De esta manera, las familias que resisten allí buscarán quedarse, a pesar de una situación judicial que aparenta adversa para ellos.
Tanto es así que su propia defensora puesta de manera gratuita por el Estado les aconsejó hace varios días que dejen el predio porque el desalojo sería inminente. En este punto coincide la querella y aseguran que insistirán con el pedido de liberación del terreno tomado.

Plazos
Si bien la Justicia aún no tomó una decisión definitiva sobre la situación del terreno y de los okupas, los denunciantes confían en que el desalojo se producirá en el corto o mediano plazo. Atentos a la próxima feria judicial, el propietario del lugar buscará que la situación se defina antes de fin de año. Al respecto, Rubén Leiva expresó que “se tiene que tomar una determinación dentro de poco porque sino estaríamos ante un hecho gravísimo, permitiendo que se extienda la permanencia de los okupas en el terreno de mi defendido”, finalizó.