diciembre 10, 2019

Vehículos estacionados en espacios prohibidos afectan a cuidadores y tarjeteros

Motos en los sectores de aparcamiento medido y autos que ocupan lugares para las motocicletas causan habituales complicaciones a conductores. También dificulta la tarea de trabajadores del rubro, quienes advierten perjuicios económicos y riesgos viales.

Aunque existen espacios estipulados de estacionamiento para cada tipo vehículo, lo cierto es que se dan constantes irregularidades con el cumplimiento de estos lugares específicos y se generan repetidas complicaciones. Las dificultades no son sólo para los conductores que intentan dejar su rodado, sino también para los trabajadores del sector.
De manera casi habitual se puede advertir la presencia de motos aparcadas dentro de las zonas del sistema medido para autos. Esto genera dificultades para los conductores de automóviles que intentan estacionar, ya que les quita espacio y capacidad de maniobrar para dejar o sacar el vehículo. 
Asimismo, los tarjeteros que cobran el estacionamiento medido en las calles céntricas expresan su preocupación por esto y varios consultados por El Litoral coincidieron en que causan inconvenientes. “Tenemos que estar atentos si es que estaciona alguna moto para decirle que no pueden dejar ahí, igualmente a veces no te hacen caso y la dejan igual”, contó uno de los trabajadores. 
Esta situación se suma a las motos que estacionan muchas veces sobre la vereda, a escasos centímetros del cordón. Esto también produce complicaciones a los automovilistas, sobre todo en las maniobras necesarias para estacionar el auto marcha atrás, corriendo el riesgo de chocar. 
“Las motos tienen sus espacios específicos y si estacionan en los lugares para autos causan problemas, además de poner en riesgo su vehículo porque pueden chocarlo o hacerles una multa”, expresó uno de los tarjeteros en diálogo con este matutino. 

Cuidadores
El problema del no cumplimiento de los espacios específicos se da también a la inversa y hay sectores destinados a las motos que suelen verse afectados seriamente por autos mal estacionados.
Se producen generalmente complicaciones en este sentido con automovilistas que aparcan su vehículo en los sectores delimitados cercanos a las esquinas, donde desarrollan su tareas los cuidadores, cuya ganancia es de acuerdo al aporte voluntario, sin monto fijo. 
En diálogo con este matutino, uno de los cuidadores de la zona céntrica comentó que “cuando llego temprano a las 7 a veces ya está estacionado algún auto en mi sector, y eso me termina afectando un montón”.
Asimismo, el trabajador agregó que “en el lugar que ocupa un auto se pueden estacionar varias motos, y lamentablemente trabajo menos y eso me afecta económicamente”. Esto se suma a la presencia de algunos garajes cerca de las esquinas demarcadas, lo que limita aún más los espacios para motos. Por su parte, los motociclistas sufren también las consecuencias de la falta de lugar, debiendo recorrer a veces varias cuadras para poder encontrar un sitio donde dejar su vehículo sin cometer una infracción. 

Espacios
Aunque los vehículos mal estacionados o en sitios prohibidos representan una complicación, lo cierto es que la falta de espacios para aparcar los vehículos es una problemática que afecta a la ciudad hace tiempo y que fue agravándose a partir de varios cambios realizados en la zona céntrica. 
Con el crecimiento del parque automotor, el casco céntrico de la ciudad se encuentra por momentos saturado, sobre todo en horarios pico como la mañana temprano o el mediodía; con fuertes complicaciones en las afueras de algunos colegios primarios. 
Con respecto al estacionamiento, fueron varias las cuadras eliminadas en los últimos años a partir del proyecto de Metrobus que aún está inconcluso. Vale mencionar al respecto que desde 2015 no se puede puede aparcar vehículos por calle La Rioja, desde 3 de Abril hasta la zona del puerto; al igual que un importante tramo de calle Salta. 
Allí, con la demarcación de carriles exclusivos para agilizar la frecuencia de los colectivos, se quitaron más de 25 cuadras de estacionamiento, restringiendo aún más los espacios. 
En cuanto a las motos, desde el año pasado eliminaron uno de los sectores más amplios, cuando prohibieron el estacionamiento de este tipo de rodados sobre el pasaje Agustín González, al costado de la plaza Vera. 
Aunque los espacios fueron redistribuidos en varias zonas del centro, lo cierto es que a partir de ese momento se encuentran diseminados por varias zonas, con lugares más acotados y en calles que tienen un nivel de circulación mucho menor. Como espacios amplios quedaron sólo el de calle San Lorenzo, al costado de la plaza Cabral, el de Buenos Aires a la vera de la 25 de Mayo y el que se encuentra ahora por Catamarca, entre Belgrano y Bolívar, algo más alejado del microcentro capitalino.