diciembre 1, 2020

Transporte “puerta a puerta”: reclaman un permiso para el retorno del servicio

La venia de Eduardo Tassano les facilitaría no sólo el ejercicio laboral en esta ciudad, sino que también les abriría el camino para retomar los viajes a los demás municipios. El decreto provincial que los habilita deja supeditado el servicio a la situación epidemiológica en particular.

Desde el sector de transporte en combis reclaman que la Municipalidad de Corrientes les facilite la autorización para reanudar el servicio “puerta a puerta”, con la mitad de los pasajeros, y cumpliendo el protocolo vigente. Anteriormente, la cartera de Transporte de la provincia señaló la clandestinidad a la que tuvieron que someterse los pasajeros, y por ello el Ejecutivo provincial concedió hace un mes y medio la habilitación del transporte público, regulado por protocolos de seguridad sanitaria.

Pero el inconveniente al que se enfrentan los emprendedores del sector “puerta a puerta” es que requieren de la conformidad expresa de los intendentes de las localidades de origen y destino.  “Nos siguen privando de acceder a sus firmas que necesitamos para volver a la ruta”, dijo Rosa Vasque, titular de dos combis de viajes “puerta a puerta” de Capital a Paso de la Patria y viceversa.

Paso de la Patria ya accedió a las autorizaciones particulares de los propietarios de combis, al igual que Concepción, dos localidades con fuerte carácter turístico; pero Capital aún no. Si bien son cerca de 70 propietarios de combis y remises en toda la provincia, y algunos ya planearon movilizarse y reclamar en esta ciudad, no se encuentran nucleados en organización alguna.

Vasque indicó a El Litoral que la venia de Eduardo Tassano es importante porque sirve de ejemplo para las demás localidades: “Una vez que el Intendente de Corrientes firme el permiso, los otros intendentes van a hacer lo mismo”.

Con el propósito de paliar la crisis, el Gobierno de Corrientes también otorgó dos veces, durante esta pandemia, el subsidio de $15 mil para solventar los salarios de los choferes del transporte de pasajeros. Desde agosto las combis y remises sólo pueden realizar servicio de encomiendas, insuficiente para cubrir el costo de los viajes, según señalaron.

Decreto

El gobernador Gustavo Valdés firmó un decreto el 14 de agosto donde autorizó a la Dirección de Transporte Terrestre de Corrientes para emitir y controlar habilitaciones de carácter provisorio, especial, temporal y excepcional, para la prestación de servicios de transporte público de pasajeros con origen y destino dentro de la provincia.

Las autorizaciones para transportar pasajeros deberían estar supeditadas a la fase 5 del municipio en cuestión, de la cual la Capital hasta este momento nunca retrocedió. De igual manera, el protocolo exige a los usuarios el permiso de la autoridad municipal para ingresar a cada localidad.

Vasque asegura haber presentado la solicitud a la Municipalidad de Corrientes para que habiliten su fuente de trabajo hace dos semanas, que luego fue remitida a la Dirección de Tránsito, y que al consultar periódicamente por su pedido, desde la Comuna demuestran desconocimiento del decreto firmado por el Gobernador.

En la Capital, la situación epidemiológica es analizada particularmente semana a semana, con vaivenes en las flexibilizaciones; y ahora, ante la inminencia de la transmisión comunitaria, tal como lo expresó Valdés ayer ante la prensa local.

Clandestinidad

El director de Transporte Terrestre de la provincia, Armando Pérez Moiraghi solicitó en agosto al Ejecutivo la habilitación de los servicios de transporte de pasajeros de carácter “provisorio, excepcional y de emergencia”.

Esta petición se fundamentó en “la necesidad de satisfacer las demandas de traslado de las personas que en la actualidad se ven empujadas a realizar estos viajes en automóviles particulares disfrazados de remises clandestinos, burlando las más elementales normas de tránsito, como también las recomendaciones en materia sanitaria”. También Moiraghi señaló el cobro de “tarifas exorbitantes de hasta 7 u 8 veces”, que golpea la economía familiar de aquellas personas que tienen la extrema necesidad de realizar los viajes.