octubre 1, 2020

Por los incendios volvió a reducirse la visibilidad en un 40% en la ciudad

Junto con la falta de precipitaciones la Capital afronta otro problema de contaminación ambiental: el constante humo en el cielo, que desde julio no cesa. A excepción del viernes, la semana pasada la visibilidad fue sólo de 6 kilómetros.

El viernes pasado fue una jornada con importantes incendios y, por lo tanto, hubo una marcada intensidad de humo en el cielo de la ciudad, cuando la visibilidad del Aeropuerto Internacional Piragine Niveyro se redujo un %70. Ese día se desataron dos importantes focos ígneos: el primero, en un aserradero, y por la noche hubo otro en los terrenos de la Escuela Agropecuaria Eragia.

Según el registro del observatorio meteorológico del aeropuerto, la visibilidad aérea por la tarde del viernes fue de 3 kilómetros, producto del humo, cuando normalmente es de 10 kilómetros. Pero desde julio hay varias quemas por día de basuras y pastizales en distintos puntos de la ciudad.  

Tanto el sábado como el domingo la reducción de la visibilidad fue de un %40, y el resto de la semana pasada se sostuvieron en ese parámetro. Usualmente, sólo al amanecer el cielo no presenta una carga de humo, como sí sucede en casi todas las tardes.

Desde las 3 de la madrugada del viernes un incendio en un aserradero del barrio Cremonte tuvo a los bomberos trabajando hasta la tarde, y seguidamente hubo una quema de pastizales de casi 3 hectáreas en los terrenos de la Eragia, cerca de la Ruta Nacional 12. Allí trabajaron dos dotaciones de bomberos de la Policía de Corrientes y 3 dotaciones de la Asociación de Bomberos Voluntarios de la Capital.

A la par de ese incendio, los bomberos voluntarios debieron asistir por la noche del viernes a un camión con carga de carbón que se prendía fuego en la Ruta Provincial 5. Es necesario recordar que el viernes fue una jornada con temperaturas altas y fuertes ráfagas de viento, principal factor que contribuye a que las quemas de pastizales o basuras se salgan de control.

Los bomberos voluntarios manejan desde julio un promedio de 6 alarmas de incendios por día en distintos barrios de la ciudad, que a fines de agosto llegó a 10 emergencias por día, el momento más crítico de incendios tanto en la ciudad como en la provincia, en lo que va de este año.

El miércoles de la semana pasada ya tuvieron que asistir durante la siesta a la quema de pastizales en la Eragia, un lugar que constantemente presenta focos ígneos.