septiembre 25, 2020

Pese al riesgo sanitario una multitud se agolpó en los bancos

Caóticas imágenes se vieron en las sedes de numerosas entidades que hoy abrieron sus puertas. La situación representa un importante problema en este contexto de pandemia. 

Cientos de personas se agolparon en las sedes de numerosas entidades bancarias para cobrar en medio de la cuarentena obligatoria y que formaron filas de más de 600 metros en algunos casos. Se brindó atención especial a jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones universales que no tienen tarjeta de débito. Sólo pagan a los jubilados condocumentos que terminen en 0, 1, 2 y 3

En numerosos casos no se respetaba el distanciamiento preventivo entre las personas e incluso se observó gente reunida en grupo charlando. Muchos de los presentes son jubilados.

Los jubilados llegan también el interior, de zonas aledañas a la Capital, esperan desde hace más de 5 cinco horas, parados, algunos están enfermos, resfriados, pero esperan poder cobrar.

Al ingresar al banco, se les toma la temperatura y personal de Salud, si corresponde, le pone la vacuna antigripal. Sandra Godoy, personal de Salud, recorre la fila y responde preguntas de cada jubilado. Hay quienes aprovechan la presencia de los policías para saber si podrán hacer otro trámite. Algunos quieren saber qué pagan, otros cuál es el cronograma.

La gente no se enoja. Espera con paciencia, pese al frío. Algunos llevaron sus silletas.  

Por ejemplo en la sede del Banco de Corrientes de 9 de Julio casi San Lorenzo la fila llegó hasta Yrigoyen y Catamarca. En tanto que la del Columbia de 9 de Julio entre La Rioja y San Juan daba la vuelta a la cuadra y llegaba hasta el pasaje Agustín González.

Llamativamente el local del Banco de Corrientes de 9 de Julio y La Rioja estuvo prácticamente vacío. La Policía tuvo que trasladar a algunas personas de otras sedes hacia allí para descomprimir la situación.

Los efectivos de seguridad tuvieron que cortar algunas calles y exigir a las personas que tomen la distancia preventiva correspondiente.

Cajeros automáticos

Todos los cajeros de la ciudad están abarrotados de gente. No importa el banco. 

Correo

La gente también se agolpó en el correo. La cola llegaba desde San Juan hasta San Martín y La Rioja, 200 metros. El correo paga a jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales.