octubre 26, 2020

Para su preservación, el ancla del siglo XIX de la Punta Mitre permanecerá sumergida

Tras los estudios arqueológicos realizados a los materiales encontrados en las cercanías del arroyo Poncho Verde, el Instituto de Cultura de la Provincia decidió no retirarla y sólo llevar a cabo su registro documental para evitar su destrucción.

Luego de los estudios arqueológicos que se llevaron a cabo sobre el ancla de embarcación que quedó al descubierto por la bajante del río Paraná en la zona de la Punta Mitre, desde el Instituto de Cultura de la Provincia explicaron las dificultades para realizar un traslado del material que data del siglo XIX. Señalaron que la herramienta náutica permanecerá sumergida para mantener sus condiciones, evitar un mayor deterioro o su destrucción. Asimismo, indicaron que se procedió a tomar registros y detalles de su ubicación y condición y sólo se monitoreará el estado de conservación en el que puede mantenerse durante los próximos años.
Los estudios arqueológicos solicitados por el Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes fueron llevados a cabo por la arqueóloga María Núñez Camelino y permitieron determinar la antigüedad del ancla encontrada en la zona de Punta Mitre, cerca del arroyo Poncho Verde, la cual data de finales del siglo XIX y permanecía sumergida y conservada gracias a las condiciones del agua del río Paraná.
“Luego de los estudios realizados por especialistas, se determinó registrar el estado y la ubicación del ancla del siglo XIX y dejar que permanezca protegida y preservada sumergida en el lecho del río Paraná debido a la complicación que generaría un traslado”, explicó en diálogo con el presidente del Instituto de Cultura de la Provincia, Gabriel Romero. “El ancla se mantuvo conservada a pesar de su antigüedad gracias a las condiciones del agua del río Paraná y retirarla de ahí implica muchos riesgos y costos, ya que habría que generar una pileta que replique las condiciones originales en las que estuvo todos estos años. Hay que tener en cuenta que debido a los materiales que conforman el ancla, el contacto con el aire y el ambiente puede llegar a destruirla”, señaló el funcionario provincial que también forma parte de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos.
El Instituto de Cultura de la Provincia procedió no sólo a obtener información de la antigüedad y el estado de los materiales del ancla, sino también llevó a cabo diversos tipos de registros de la herramienta náutica y de su ubicación debido a que permanecerá en el lugar donde fue descubierta, gracias a la bajante del río Paraná.
“Lo más importante de los estudios arqueológicos es poder establecer relaciones con otros estudios o hechos históricos como la Guerra de la Triple Alianza, e ir completando elementos para el conocimiento de la historia y para comprenderlos”, manifestó con anterioridad la directora de Patrimonio de la Provincia, Marisol Maciel. 
Por el momento el ancla del siglo XIX continuará en su lugar de reposo eterno a la espera de que el río Paraná vuelva a ocultarla.