junio 4, 2020

Las calles del Cremonte siguen anegadas y unas 15 familias tienen agua dentro de sus casas

Con la bomba habían logrado desagotar los canales a cielo abierto, pero la lluvia de ayer volvió a complicar la situación. Hasta anoche todavía seguían inundadas las arterias internas y vecinos de la zona reclaman obras para evitar nuevas complicaciones.

La situación en el barrio Cremonte sigue siendo más que complicada, después de las copiosas lluvias de los últimos días y agravada por las precipitaciones que se dieron ayer. Con casi 60 milímetros caídos, la mayoría de las calles se encontraba hasta anoche con agua acumulada y los vecinos estaban en alerta.
El bombeo de esa zona ya había finalizado, luego de que se logró escurrir gran parte del agua que no corría en el canal que se encuentra a la vera de la Ruta 5. Lo cierto es que las arterias internas del barrio no terminaban aún de secarse ayer cuando volvió a llover, lo que generó nuevas complicaciones para los habitantes de esa zona de la ciudad.
Uno de los vecinos del barrio comentó que “las calles siguen con agua, hicieron algunos trabajos, pero los problemas continúan”. Asimismo, expresó que “necesitamos arreglos y obras para evitar que esto vuelva a pasar cada vez que llueve”.
La situación más apremiante ayer pasaba por el ingreso de agua a las casas. Con las calles y canales internos saturados, la lluvia no tardó en ingresar a algunos domicilios, causando serias dificultades y pérdidas a los habitantes de ese sector capitalino.
Al respecto, desde el Cremonte relataron que “hay unas 15 familias que están con agua adentro de sus casas y eso es lo que más nos preocupa en este momento”. Asimismo, uno de los vecinos contó: “Me tuve que levantar cuando empezó a llover y estuve toda la madrugada escurriendo el agua que entraba”, dijo.
Mientras tanto, además del arreglo y acondicionamiento de las calles de tierra y canales pluviales, en el Cremonte piden la apertura del desagüe que corre paralelo a la Ruta 5, que se encuentra tapado en un tramo.
De esta manera, insisten con la necesidad de que el Municipio abra una parte del canal a cielo abierto que está tapado justo en el acceso a un motel que se encuentra en la zona, frente a un supermercado mayorista. Piden que el desagüe pueda seguir su curso y unirse a otro que pasa cerca de la rotonda de la Virgen de Itatí y que luego se dirige hacia la zona del campus de la Universidad Nacional del Nordeste.
Según señalaron los vecinos, recibieron ayer la visita de algunos funcionarios, que se acercaron a conversar con ellos y escuchar los reclamos y necesidades. En primer término, les hicieron entrega de algunos elementos de limpieza y mercadería, para que puedan sobrellevar un poco mejor la angustiante situación que están viviendo.
Atentos a las previsiones meteorológicas y el posible cese del alerta para esta zona del país, los vecinos del Cremonte apuntan ahora a solucionar la situación de emergencia, más que nada a gestionar obras y mejoras en la infraestructura que puedan evitar nuevas complicaciones cuando llueva de manera intensa, como viene sucediendo hace unos diez días.