agosto 8, 2020

Destacan operativo vial que cuenta con 30 inspectores en alrededores del Cocomarola

La Dirección de Tránsito del Municipio realiza controles especiales en los alrededores del anfiteatro Cocomarola por la masiva asistencia de personas a la Fiesta del Chamamé. En las primeras noches del evento, destacan el ordenamiento llevado a cabo en calles aledañas y en el mismo frente del predio. 
Consultado sobre esta cuestión, el director del área, Ricardo García, señaló que “son 30 los inspectores que están abocados a la tarea allí alrededor del anfiteatro”, y aclaró que “se trata de personal que hace adicionales, por lo que no se resienten los operativos en otros puntos de la ciudad, como son habituales”. 
Los agentes viales realizan cortes de calles para facilitar el ingreso del público al predio desde las 19, y su presencia se extiende hasta la madrugada, una vez que el público abandonó el anfiteatro por completo. 
Algunas de las arterias donde se realizan los controles son la avenida Sarmiento, Patagonia, Viedma y Santa Cruz, donde los inspectores ordenan la circulación para evitar infracciones y complicaciones dado la gran cantidad de vehículos que transitan por esa zona cuando se desarrolla la fiesta. 
Además del ordenamiento, llevan adelante también tareas de control para evitar conductores alcoholizados y otras irregularidades que pueden generar siniestros o, al menos, dificultades en el tránsito y riesgos para los peatones. 
Los operativos se desarrollarán durante todas las noches chamameceras y apuntan a que los conductores respeten las restricciones, como por ejemplo los cortes de calles o los sectores donde está prohibido estacionar hasta que termine la Fiesta del Chamamé allí en el Cocomarola. 
No sólo los vehículos particulares deben adecuarse a estos cambios, sino que también varias líneas de colectivos modifican sus recorridos para evitar contratiempos y problemas en los accesos al predio y alrededores. 
Mientras tanto, aseguran que se siguen realizando los operativos de rutina en diferentes sectores capitalinos, incluyendo las calles y avenidas más transitadas, haciendo test de alcoholemia y requiriendo documentación y el uso de elementos de seguridad como casco y cinturón.