septiembre 24, 2020

Corrientes refuerza la veda obligatoria ante la bajante histórica del Paraná

Desde la Dirección de Recursos Naturales señalaron que se encuentra prohibida por tiempo indeterminado la pesca deportiva y comercial y realizan controles con la Prefectura. En la provincia del Chaco habían habilitado la actividad, pero al cierre de esta edición retrotrajeron la medida.

El río Paraná se encuentra atravesando por una bajante histórica con los registros más bajos de los últimos 50 años, por lo que desde el Gobierno de la Provincia determinaron reforzar los controles para el cumplimiento estricto de la veda vigente. A pesar de la medida restrictiva local, que incluye a pescadores comerciales y deportivos y será por tiempo indeterminado, en la vecina provincia del Chaco decidieron habilitar a la actividad pesquera, lo cual generó el rechazo de parte de las asociaciones de pescadores, pero al cierre de esta edición decidieron frenar la determinación y extender la prohibición.
La veda vigente por el Gobierno de la Provincia de Corrientes rige de manera indeterminada y más allá de la pandemia de covid-19 ya que depende del nivel del río Paraná. La Dirección de Recursos Naturales provincial se encuentra realizando estrictos controles, con elevadas multas económicas para infractores, junto a la Prefectura Naval Argentina.
Desde el Gobierno de la Provincia de Corrientes ratificaron la veda pesquera vigente en todo el territorio a raíz de la bajante del río Paraná. “En Corrientes no hay pesca deportiva ni comercial por tiempo indeterminado desde las 0 de hoy (por ayer) debido a la pronunciada bajante del río Paraná. No hay condiciones adecuadas para la actividad con un nivel tan bajo”, explicó en diálogo con el director de Recursos Naturales de la Provincia de Corrientes, Carlos Bacqué. “Se trata de una medida que va más allá del aislamiento social por la pandemia que estamos atravesando, porque hasta que no haya volúmenes normales de agua no se puede permitir la pesca”, añadió el funcionario provincial.
El Gobierno provincial se encuentra reforzando los controles para evitar la pesca y depredación de la fauna íctica. “Estamos constantemente alertas ante quienes incumplan. Realizamos controles junto a la Prefectura Naval Argentina y actualmente rigen sanciones económicas muy duras para quienes incumplan con la veda”, expresó Bacqué.
En las actuales condiciones de bajante en la que se encuentra el río Paraná no es posible desarrollar la actividad pesquera. “Debe haber un caudal normal para poder habilitar la pesca y se estima que recién en junio pueda haber algún repunte del río Paraná y el nivel normal recién podría registrarse en octubre. Actualmente es peligroso navegar por el canal e incluso cuando descienda la temperatura y haya poco volumen, se corre riesgo por tener una mayor mortandad de peces”, indicó el director de Recursos Naturales.
Por su parte, el Gobierno de la Provincia del Chaco ayer decidió habilitar la pesca deportiva en su jurisdicción a raíz de la situación de emergencia sanitaria por covid-19, pero ante el rechazo generalizado por la posibilidad de afectar negativamente a la fauna íctica, en horas de la noche extendieron la veda de la actividad pesquera debido a la bajante excepcional en el volumen del río Paraná. 
La decisión inicial del Gobierno del Chaco de habilitar la pesca generó malestar en la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral (Apdl) quienes pidieron que se derogue la Resolución N° 393/20 debido a la depredación que iba a generar en la fauna íctica del río Paraná por causa de la bajante histórica.