septiembre 29, 2020

Colectivos: aplazaron el paro hasta el martes a la espera del pago total del salario de junio

La UTA nacional acordó frenar la medida de fuerza y las unidades de Corrientes seguirán funcionando durante el fin de semana. El lunes habrá una nueva reunión entre el gremio y empresarios, mediada por Nación, en pos de destrabar el conflicto.

Tras la audiencia entre la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y las asociaciones de empresas de transporte, que fue mediada por los ministerios de Transporte y Trabajo de la Nación respectivamente, desde el gremio decidieron aplazar las medidas de fuerza para el martes. El lunes habrá un nuevo encuentro con el objetivo de destrabar el conflicto por la falta del pago del 50% del salario de junio para los trabajadores de distintas jurisdicciones del interior del país, y desde la delegación gremial de Corrientes señalaron que estarán al tanto de la definición de la conducción nacional para sumarse al eventual paro por 24 horas que ya fue inscripto.
La UTA aguardará hasta la nueva reunión del lunes a las 15.30 con la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap), que nuevamente será mediada por los ministerios de Trabajo y Transporte de la Nación respectivamente.
Desde la delegación Corrientes de la UTA explicaron que el paro del transporte estipulado para ayer fue aplazado para el martes como muestra de buena voluntad del gremio y a la espera de una solución durante la audiencia del lunes que garantice el pago del medio salario de junio adeudado a los choferes de varias jurisdicciones del interior del país. La medida de fuerza por 24 horas fue inscripta por el gremio nacional y comenzaría a regir desde las 00 del martes en el caso de que no sean canceladas las deudas salariales.
Asimismo, desde la conducción nacional de la UTA advirtieron que en el caso de no percibir el 50% del salario restante, evaluarán la posibilidad de llevar adelante medidas de fuerza más drásticas.
En las negociaciones salariales llevadas a cabo anteriormente, las partes acordaron que la mitad del salario de los choferes iba a ser abonado con asistencia económica nacional, la cual hasta el momento no fue provista y generó el conflicto vigente. La otra mitad del sueldo de los choferes locales fue cancelado por el Gobierno de la Provincia de Corrientes, mientras que el medio aguinaldo fue saldado por la Municipalidad de la Ciudad de Corrientes (en el caso de los trabajadores de los servicios de transporte urbano e interurbanos de la jurisdicción capitalina).
Desde la Fatap reiteraron la situación de grave crisis económica que están atravesando por causa de la cuarentena obligatoria por la pandemia de covid-19 y la merma en la circulación de pasajeros, por lo que volvieron a solicitar la ayuda por parte del Estado Nacional a través del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y así poder afrontar los compromisos salariales asumidos con los trabajadores.