octubre 25, 2020

Cinco pacientes esperan un corazón en el Car­dio­lo­gico

Mien­tras la úl­ti­ma per­so­na im­plan­ta­da se re­cu­pe­ra des­de ese cen­tro sa­ni­ta­rio in­for­ma­ron que hay cin­co pa­cien­tes que aguar­dan en lis­ta de es­pe­ra pa­ra so­me­ter­se a ese ti­po de in­ter­ven­ción de al­ta com­ple­ji­dad.

El pri­mer tras­plan­te de co­ra­zón en Co­rrien­tes se hi­zo el 22 de ma­yo de 2012 (po­co más de cin­co años). Esa in­ter­ven­ción de al­ta com­ple­ji­dad fue un ver­da­de­ro avan­ce pa­ra la me­di­ci­na pro­vin­cial. De las 11 per­so­nas que re­ci­bie­ron ese im­plan­te en el Ins­ti­tu­to de Car­dio­lo­gí­a, cua­tro fa­lle­cie­ron.

El sub­je­fe de la Uni­dad de Tras­plan­tes del Car­dio­ló­gi­co, Juan Pa­blo Cim­ba­ro Ca­ne­lla, en diá­lo­go con épo­ca ma­ni­fes­tó que “se tra­ta de tres cha­que­ños, un mi­sio­ne­ro y un co­rren­ti­no, quie­nes se ha­llan en una si­tua­ción clí­ni­ca “e­lec­ti­va” y es­tán en su do­mi­ci­lio. La con­di­ción es gra­ve pe­ro no crí­ti­ca, por lo que esos pa­cien­tes no re­quie­ren es­pe­rar el ór­ga­no in­ter­na­dos”.

El es­pe­cia­lis­ta na­rró ade­más que “hay es­ca­sa dis­po­ni­bi­li­dad de do­nan­tes de co­ra­zón en la ac­tua­li­dad. En to­tal, en­tre pa­cien­tes pe­diá­tri­cos y adul­tos, a ni­vel na­cio­nal hay 120 per­so­nas en lis­ta de es­pe­ra. En pro­me­dio, se ha­cen unos 100 tras­plan­tes de ese ti­po por año en Ar­gen­ti­na”.

Trasplante

El úl­ti­mo tras­plan­te de co­ra­zón, re­a­li­za­do en el Ins­ti­tu­to de Car­dio­lo­gía de Co­rrien­tes, se hi­zo el 24 de ju­lio. En esa oca­sión, su equi­po mé­di­co im­plan­tó ese ór­ga­no en una mu­jer cha­que­ña de 53 de años, quien se ha­lla­ba en es­ta­do crí­ti­co.
De acuer­do a lo es­pe­ci­fi­ca­do des­de la ins­ti­tu­ción, la pa­cien­te su­fría de in­su­fi­cien­cia car­dí­a­ca por en­fer­me­dad de Cha­gas, lo que pro­du­jo que su co­ra­zón se agran­da­ra y pier­da fuer­za. Era asis­ti­da por me­di­ca­ción es­pe­cial y por el sis­te­ma de­no­mi­na­do “ba­lón de con­tra­pul­sa­ción”, sin el cual no ha­bría lle­ga­do a la ope­ra­ción.

El ór­ga­no lle­gó gra­cias a la so­li­da­ri­dad de una fa­mi­lia de Bue­nos Ai­res. Hoy la pa­cien­te, oriun­da de Tres Is­le­tas, cur­sa su de­ci­mo­se­gun­do día de re­cu­pe­ra­ción en una sa­la del Car­dio­ló­gi­co.