septiembre 24, 2020

Aparecieron cardúmenes por la bajante y falta de pescadores

El río Paraná se encuentra en un pico de bajante que se aproxima a los registros históricos, y sumado a la ausencia de pescadores costeros por la medida de aislamiento social vigente, en las costas de la ciudad se registran cardúmenes de peces como sábalos y dorados. Si bien se trata de un temporada habitual para la presencia de dichos animales, la costanera prácticamente vacía de ruido y personas hizo que se acercaran hasta la ribera capitalina que presenta un bajo volumen de agua.
Según los datos hidrométricos de la Prefectura Naval Argentina, ayer en las costas de la ciudad de Corrientes el río Paraná descendió hasta los 1,44 metros, unos 4 centímetros menos que el domingo, y continúa en bajante aproximándose los niveles de bajantes históricos de décadas pasadas. Asimismo el registro de ayer es el más bajo del último año según las mediciones realizadas por la fuerza de seguridad nacional.

En la costanera de la ciudad comenzaron a aparecer cardúmenes de sábalos y dorados por causa de la bajante del río Paraná y la menor presencia tanto de pescadores como de embarcaciones producto de la cuarentena por coronavirus vigente. Una de las postales más evidentes se ubica en la Punta San Sebastián, zona de intensa actividad pesquera ribereña.
A su vez, desde el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (Icaa) informaron que el nivel del río Paraná en las costas de la ciudad permanecerá por debajo de su nivel habitual por lo menos hasta la semana del 5 de abril.