enero 19, 2022

A la espera que baje el agua, San Isidro deposita fe en su patrono

Mas de tres mil habitantes serían los incomunicados. El Gobernador se comprometió a atender la situación. El puente que colapsó no puede ser reparado hasta que la zona se seque.

Hoy, el santoral católico celebra a San Isidro labrador y su Municipio homónimo suspendió todas las actividades ante la difícil situación que está atravesando. Luego de las intensas lluvias, más de tres mil habitantes continúan incomunicados.

En la zona, vale recordar, cayeron más de 400 milímetros en los últimos días por lo que la correntada de los arroyos Batel y Batelito, y del río Corriente provocaron la caída de un puente.
Pese a que llega ayuda desde la provincia, deben esperar a que baje el agua para arreglar la estructura que colapsó en la Ruta Provincial 14 -que une la Ruta nacional 12 con el paraje Stella Maris- y afectó la comunicación con toda la zona costera de dicho municipio.
La Comuna cumple su quinto aniversario. Cuenta con 12 mil habitantes y está a 270 kilómetros de la capital correntina.

Ayer, la intendente de la comuna, Vilma Ojeda, participó del Segundo Encuentro con intendentes (de partidos aliados a la Unión Cívica Radical en el frente gobernante ECO+Cambiemos) para comentar al Gobernador de la Provincia, Gustavo Valdés, las obras necesarias para sus municipios. Su prioridad en este momento es el puente y asistir a la gente ante esta eventualidad. “Hoy vine con mucha ansiedad para que el Gobernador pueda escucharme, pero me dijo que me atenderá en otra oportunidad”, indicó a este medio, al mismo tiempo que agregó: “voy a tener que volverme a San Isidro sin respuesta”.
En diálogo con época, la intendente explicó que una de las características de este novel municipio es que “los 12 mil habitantes están muy dispersos. La población de cada paraje está asentada al fondo, algunos a 30 o 40 kilómetros, y ese es hoy nuestro problema”. A ellos sólo se llega a través de caballos y embarcaciones.
Al hacer referencia a la solución para arreglar la estructura caída, la jefa comunal dijo: “No hay ninguna solución hasta que no baje el agua y hasta que no recibamos apoyo no se puede hacer nada. En otras oportunidades, solucioné yo el problema, pero hoy ese trayecto está a cargo de un consorcio caminero. Mantengo mi esperanza porque el Gobernador me dijo que me va a recibir en otra oportunidad”.
Desde Nación, se comunicaron informando que llegaría ayuda, pero aún no se concretó la entrega. “Hoy por la mañana llegó un camión de salud, pero desconozco cuál es su origen porque no se acercaron hasta el Municipio”, comentó Ojeda.