agosto 18, 2018

Juez Penal afirmó que el sistema acusatorio incluye a la víctima

Una extensa explicación de la evolución de la modernización de los Códigos Procesales fue brindada por Marcelo Nieto Di Biase, Juez de Trelew, en la provincia de Chubut, pionera en lo que se considera un cambio sustancial en los rituales tribunalicios.

Pa­ra el juez Pe­nal chu­bu­ten­se Mar­ce­lo Nie­to Di Bia­se, el sis­te­ma acu­sa­to­rio con­so­li­da el pro­ce­so pe­nal e in­clu­ye a la víc­ti­ma. El ma­gis­tra­do pa­ta­gó­ni­co des­ta­có que su pro­vin­cia es una pio­ne­ra en la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, en 2006, y que tras una dé­ca­da, el sis­te­ma es acep­ta­do, lo­gró me­jo­ras en la sus­tan­cia­ción de las cau­sas y ace­le­ró el juz­ga­mien­to de los im­pu­ta­dos.

El ma­gis­tra­do, que es in­vi­ta­do de la Fa­cul­tad de De­re­cho, Cien­cias So­cia­les y Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Nor­des­te, pa­ra dic­tar un Pos­gra­do en De­re­cho Pro­ce­sal pe­nal, des­ta­có “la im­por­tan­cia de es­ta di­plo­ma­tu­ra que se ini­ció en la UN­NE pa­ra po­der lle­var la ex­pe­rien­cia y su­pe­rar el acos­tum­bra­mien­to de los abo­ga­dos a los vie­jos ri­tua­les de los tri­bu­na­les, cuan­do to­do se ha­cía por es­cri­to”.
Des­ta­có el rol pio­ne­ro de la jus­ti­cia chu­bu­ten­se al im­ple­men­tar un sis­te­ma acu­sa­to­rio, cuan­do to­da­vía nin­gu­na pro­vin­cia lo ha­bía he­cho, y se­ña­lo que su apli­ca­ción re­ci­bió cues­tio­na­mien­tos por “el te­mor de al­gu­nos abo­ga­dos a te­ner que ha­blar, a que­dar mal, o en ri­dí­cu­lo”.
De­fen­dió el sis­te­ma acu­sa­to­rio, ya que se pue­de te­ner al la­do del abo­ga­do de­fen­sor al im­pu­ta­do, y qui­zás jun­to al fis­cal es­té la víc­ti­ma, o bien és­ta se cons­ti­tu­ya en que­re­llan­te.
“En el sis­te­ma acu­sa­to­rio, se le da mu­cha im­por­tan­cia a la víc­ti­ma, por­que pue­de in­ter­ve­nir en el pro­ce­so y has­ta acep­tar un acuer­do con la per­so­na que la agre­dió”, in­di­có, pa­ra los ca­sos que só­lo in­vo­lu­cran da­ño eco­nó­mi­co.
“En los có­di­gos re­for­ma­dos, más de 100 ve­ces se ha­bla de la víc­ti­ma. An­tes, no apa­re­cí­a, el pro­ce­so pe­nal se cen­tra­ba en el im­pu­ta­do y la víc­ti­ma que­da­ba ex­clui­da, por­que en el pro­ce­so tra­di­cio­nal la víc­ti­ma mo­les­ta­ba”, in­di­có.
Con los sis­te­ma ac­tua­les “la víc­ti­ma ha­bla y se es­ta­ble­ce la po­si­bi­li­dad de que el juez la vea y tam­bién al im­pu­ta­do, con lo que pue­de te­ner un me­jor co­no­ci­mien­to de la cau­sa”.
Afir­mó que otro de los pun­tos po­si­ti­vos del sis­te­ma es el uso de “un len­gua­je lla­no en el que no im­por­tan las for­mas sa­cra­men­ta­les a las que acos­tum­bran los abo­ga­dos. Hay que evi­tar ese len­gua­je, y lle­gar a que la gen­te en­tien­da lo que el juez re­suel­ve, el jus­ti­cia­ble de­be sa­ber de lo que se es­tá ha­blan­do”.
Ex­pli­có que con el me­ca­nis­mo es­cri­to to­do era mas com­pli­ca­do por­que “na­die pue­de es­cri­bir to­do el tiem­po. Por más que nos sen­te­mos por la ma­ña­na y ter­mi­ne­mos a la no­che, es im­po­si­ble que una per­so­na ha­ga re­so­lu­cio­nes es­cri­tas to­do el día por­que así se co­rre el ries­go de de­le­gar la fun­ción ju­di­cial ya que con el sis­te­ma es­cri­to se ha­ce im­po­si­ble que un juez pue­da re­sol­ver to­do”.