junio 20, 2018

Prisión perpetua por abusar y asesinar a una niña

Juan Carlos Lemos fue hallado culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causa en concurso real. “No fue fácil esto, pero logramos que mi hija descanse en paz”, manifestó el padre de Claudia Lima, de 10 años.

El Tribunal Oral y Penal de Santo Tomé condenó a prisión perpetua a Juan Carlos Lemos por haber violado y asesinado a Claudia Lima, de 10 años, y arrojar el cuerpo en un basural, en un hecho ocurrido en abril de 2016.

El cuerpo tribunalicio lo halló culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causa en concurso real.

La lectura de los fundamentos se realizará el 24 de agosto. La autoría del condenado quedó acreditada por una prueba contundente de ADN. Se encontró material genético en la ropa interior de la víctima.

El abogado querellante Eduardo Etchegaray Centeno, al término del debate, manifestó que por “un delito así, con esta violencia contra la integridad de una persona, no puede salir libre. Va a estar detenido hasta que esté firme la condena y va a pasar mucho tiempo en la cárcel”, aseveró.
“Se llevó la vida de una niña que pudo ser evitada, lo dije en el alegato, si bien este tribunal actuó bien, decía que a veces el dedo acusador estaba contra los padres de Claudia Lima; siempre la víctima es acusada, tenemos que hacer un mea culpa, por qué la Justicia, la Policía, el Estado no actuaron antes, en el barrio no hay iluminación, es muy marginal y es un caldo de cultivo para estos delitos”, mantuvo.

“Los padres de Claudia estuvieron al lado mío cuando se conoció la sentencia. Lloraron y lo único que les podía decir es que disfruten de los hijos que quedaron, porque se enteraron de cómo murió su hija”, cerró el doctor Etchegaray Centeno.
Por su parte, el padre de la víctima, Roberto Lima, expresó que “estamos muy conformes, se portó muy bien la Justicia, se logró lo que queríamos, que era que le den perpetua a Lemos”. “Hace un año y 4 meses que pasó esto, no fue fácil, pero logramos que mi hija descanse en paz”.
“En ningún momento Lemos tuvo el coraje de mirarme a la cara, ni declaró tampoco”, enfatizó.

La causa
El martes 5 de abril de 2016 la nena salió de su casa ubicada en el barrio La Tablada. Debía llegar a lo de una tía, pero jamás lo hizo.
Sus padres, desesperados, denunciaron la repentina y misteriosa desaparición. Una amplia búsqueda se montó para hallar a la pequeña.
El 7 de abril, alrededor de las 7.45, un grupo de efectivos descubrió el cuerpo de la menor tirado boca abajo en el medio de abundante maleza, a unos 20 metros de una calle de tierra y de un sitio lleno de desperdicios. Estaba descalza, vestida con una solerita color marrón claro y la pollerita celeste con la cual había salido de su domicilio.
La autopsia reveló que la muerte de la menor se había producido 48 horas antes, es decir, el mismo día de su desaparición.