mayo 27, 2018

Niño trasplantado recibió un teclado

Bruno, el correntino de 7 años que fue trasplantado de médula ósea, recibió ayer el teclado, fruto de una movida solidaria de comprovincianos.

El 24 de marzo pasado, un grupo de jóvenes correntinos que residen en Capital Federal realizaron una peña solidaria para juntar fondos para comprar el instrumento musical para el niño que se encuentra en etapa de recuperación tras la intervención.
Ayer, los integrantes de centro de residentes “Corrientes más cerca” hicieron entrega del teclado. “Fue la primera actividad con fines solidarios que hicimos y logramos que mucha gente se acerque a colaborar”, comentó a época Facundo Goyeneche, uno de los correntinos que vive en Buenos Aires.
El pequeño Bruno se encuentra internado en el Hospital Británico de Buenos Aires desde hace más de un año. Hace poco más de 50 días recibió el trasplante y ahora está en etapa de recuperación.
Entre las actividades, el niño se encuentra aprendiendo teclado y por ello, la madre se contacto con este grupo de jóvenes correntinos que realizaron esta gran movida solidaria. “Cuando la mamá de Bruno nos contacto nos pareció muy importante poder ayudar a este correntino”, señaló Goyeneche.
El evento denominado “Un teclado para Bruno” se realizó en un lugar conocido de peñas ubicado en el barrio de Recoleta. En esa oportunidad asistieron más de 200 personas, la mayoría correntino y por ello, el grupo “Corrientes más Cerca” prepara una segunda jornada solidaria que será en el próximo mes.
“Creemos que esta vez la ayuda será para algún comedor de la Capital correntina”, explicó Facundo Goyeneche y agregó: “Tenemos que evaluar fecha y la modalidad en la que vamos a trabajar”.
Vale señalar que, el centro de residentes se encuentra conformado por jóvenes que estudian y otros que trabajan en Capital Federal. Las actividades sociales y benéficas se reactivaron desde diciembre del año pasado con la expectativa de acercar a los correntinos que se encuentran lejos de la provincia.
Historia de Bruno
La lucha de Bruno Virdiano comenzó hace un año en busca de un donante de médula. El niño de 7 años concurría al colegio San José. Pero para recibir el trasplante y el tratamiento tuvo que radicarse en Buenos Aires junto a su madre.
Finalmente, hace 54 días fue trasplantado y allí se encuentra en etapa de recuperación. A través de una página del Facebook: Una Médula para Bruno, la madre cuenta la evolución del pequeño. En la última publicación, Gabriela Lucero, manifestó: “Gracias a todos los que hicieron posible el sueño de Bruno de tener su propio teclado”.