mayo 27, 2018

Franco: “El objetivo era ascender y nos quedamos con las manos vacías”

Luego de la eliminación ante Don Orione, el mediocampista de Curupay no ocultó su desazón. A su vez, el capitán Esteban Valenzuela sostuvo: “Por ahí nos jugó en contra el nerviosismo de la desventaja en la ida”, en alusión al traspié inicial 1-0 en cancha de Huracán Corrientes.

Incansable y luchador, Edgar Franco intentó multiplicarse en la mitad de la cancha para ser contención y al mismo tiempo buscar darle una salida clara a Curupay. Golpeado como todos en el búnker “maderero”, después del 2-2 con Don Orione, en Barranqueras, que significó la eliminación en las semifinales (perdió 3-2 en el global), el jugador correntino dejó sus sensaciones tras la frustración en el Federal C.
“Desde un comienzo, cuando clasificamos, ya dijimos que iba a ser un rival difícil y no supimos aprovechar las situaciones de gol que generamos. La verdad que tienen un buen arquero (Adrián Arias), que allá (por el partido de ida disputado en Huracán Corrientes) ya les salvó mucho y hoy (en alusión al pasado sábado) también en un par de ocasiones respondió”, analizó Franco.
Al momento de establecer las diferencias que hicieron que Don Orione pase a la final de la Región Litoral Norte, una concreta fue la contundencia que tuvo el equipo chaqueño en detrimento de Curupay. “La verdad que de contra no te perdonan una, porque las situaciones que tuvieron las transformaron en goles”, dijo.
Haber quedado cerca de la instancia decisiva no resulta suficiente para Franco y compañía, ya que “el objetivo era ascender y ahora nos quedamos con las manos vacías”.
No obstante, valoró la entrega para dar batalla hasta el silbato final. “Desde que estoy en el club, Curupay es conocido por los huevos que ponen los jugadores. Siempre salimos adelante con mucha actitud”, sostuvo.

“Tito” Valenzuela
El capitán de Curupay, Esteban Valenzuela, fue en sintonía con lo que expresó el entrenador Domingo Centurión y su compañero Edgar Franco. Cuando aún estaba “fresca” la eliminación del Federal C ante Don Orione, supo rescatar el esfuerzo hasta el final.

“Una lástima porque dejamos todo. Por ahí nos jugó en contra el nerviosismo de la desventaja en la ida (NdR: derrota 1-0 en Huracán Corrientes). Vinimos acá con mucha esperanza de poder darlo vuelta pero por ahí los nervios y la ansiedad que da de querer hacer el gol nos llevó a desconcentrarnos y fue cuando vinieron los goles de ellos”, explicó Valenzuela consumado el empate 2 a 2 en Barranqueras.
“Así como dije en el partido de ida, ellos fueron contundente, eficaz y nosotros tuvimos chances, como hoy (por el sábado) y no pudimos concretar, por lo que nos costó la eliminación”, aseguró.
Entregarse al máximo fue la premisa más allá del resultado adverso. En ese sentido, el apodado “Tito” dijo que “siempre Curupay se caracterizó por ser humilde y dejar todo en la cancha hasta lo último, sea el resultado que sea. Pero bueno, nos vamos con la cabeza alta, porque se dejó todo; pero también con un dolor muy grande por no haber pasado de ronda”.
El “maderero” se había trazado la meta del ascenso porque “estábamos muy confiados, desde un principio hablamos que teníamos un buen plantel, creo que lo demostramos partido a partido. Pero en estas instancias no podés equivocarte porque te cuesta muy caro”.
No obvió Valenzuela el penal desperdiciado por Gerardo Gauto en el primer juego de la eliminatoria. “También el penal es suerte -aclaró el buen defensor-, creo que si por ahí convertíamos iba a ser otro partido acá. Íbamos a venir un poco más tranquilos, sabiendo que ellos también necesitarían salir a buscar el resultado en su cancha, con lo cual nos podían dejar espacios para lastimarlos de contragolpe. Pero bueno, no pudimos hacer el penal, perdimos… vinimos con intenciones de darlo vuelta pero no nos alcanzó el tiempo”.
Para sintetizar, Valenzuela dijo que llegar a semifinales “no alcanza porque no se logró el objetivo que era pasar de ronda y enfrentar el último escollo que nos faltaba. Pero nos vamos con la frente alta porque se dejó todo y nos podemos mirar a la cara entre los compañeros, aunque con la tristeza por la eliminación”.