mayo 27, 2018

Boca Unidos prepara cambios para la “final” que jugará con Quilmes

Después de quedar libre en la 23ª fecha, el plantel conducido técnicamente por Carlos Mayor reanudó ayer los entrenamientos y se apresta a realizar al menos tres modificaciones para visitar el fin de semana al “cervecero” en Buenos Aires.

Fortalecido por los resultados registrados el fin de semana por la 23ª fecha de la B Nacional, en la que rivales directos en la lucha por el ascenso perdieron, el plantel de Boca Unidos inició la segunda semana de entrenamiento para enfrentar por la 24ª fecha a Quilmes (anoche se midió con Atlético Rafaela), en un partido catalogado como “final”, por tres puntos de oro entre dos equipos que vienen en pugna por evitar el descenso.
Como se sabe, Boca Unidos no podrá contar con el goleador (9 tantos) Pablo Vegetti y tampoco con el marcador lateral y capitán Leonardo Baroni, quienes en la victoria sobre Atlético Rafaela acumularon la quinta tarjeta amarilla y fueron suspendidos por una fecha. Como ya cumplió la sanción, Tomás Charles es el indicado para ocupar la punta izquierda de la defensa en una posición que no le es desconocida porque en su momento jugó en ese lugar.
En tanto que, por Vegetti, Gonzalo Ríos viene entrenando a la par de sus compañeros desde la semana anterior y podría ser tenido en cuenta para jugar en el centro del ataque en el crucial encuentro contra el conjunto “cervecero” (Gonzalo jugó en Quilmes en primera división – temporada 2013-2014).
Otra alternativa, en caso de que el cuerpo técnico considere en estos días que Gonzalo Ríos todavía no está en ritmo para jugar de movida, es el centro delantero natural Mauricio Carrasco, quien cubrió el puesto cuando jugaba en Patronato de Paraná. Otro que podría cumplir esa función es Ramiro Maldonado, siempre primera opción en los cambios en Boca Unidos.
Habrá que ver la determinación que tome Carlos Mayor, pero es muy probable que para un partido duro y ante un rival difícil como es Quilmes, opte por incluir también de movida a Diego Sánchez Paredes, quien saltó desde el banco de suplentes ante Rafaela (venía de recuperarse de un desgarro) y entregó el pase “filtrado” a Maldonado quien convirtió el segundo gol frente a los santafesinos, asegurando el triunfo de Boca Unidos.
Son dos los partidos que le quedan a Boca Unidos, el de este fin de semana en Buenos Aires ante Quilmes y el que después, por la última fecha, jugará en nuestra ciudad contra Sarmiento de Junín, que está ubicado en el lote de punteros. Por eso el cuerpo técnico analizará minuciosamente cómo están los jugadores y a partir de ahí determinará la alineación inicial.
Es posible que el jueves Mayor ordene una práctica de fútbol y allí dé una pista de quienes serán los once que enfrentarán al “cervecero”.
Como se sabe, Boca Unidos está ubicado en la zona de descenso, pero un triunfo sobre Quilmes podría sacarlo de esa incómoda posición según se den los otros resultados de equipos involucrados con el promedio que determinarán los 6 descensos de categoría. Por eso no sería descabellado pensar que salga a plantear un juego ofensivo en suelo quilmeño y es lo que toda su gente espera por cierto, teniendo en cuenta que le fue mejor cuando salió a proponer el juego, asumiendo el rol protagónico, como en el último encuentro ante Atlético Rafaela.